Tu eres el visitante No.

domingo, 7 de febrero de 2010

Sobre Multinacionales Suizas en territorio Wayuu

Por Fuerza de Mujeres Wayuu

En el territorio Wayuu se encuentra la frontera entre Colombia y Venezuela. Son el pueblo más numeroso de Colombia y según el censo realizado por el DANE en el año 2005, su población asciende a 265.058 habitantes y en Venezuela a 450.000.

En Colombia los Wayúu habitan en un área de 1.080.336 hectáreas localizadas en el resguardo de la Alta y Media Guajira y 19 resguardos más ubicados en el sur del departamento y en el municipio de Riohacha.

Las principales actividades de sustento tienen que ver con el pastoreo, el comercio y la explotación de los recursos marítimos como la sal, consideradas estas de las más tradicionales.

P
or otra parte, grandes intereses se juegan el control de un territorio rico en otros recursos. Políticas desarrollistas encaminadas a promover e implementar la lógica capitalista, se imponen en territorios de los pueblos indígenas y el Pueblo Wayuu no escapa de esta forma de expropiación y control exterminadores. Proyectos de gran envergadura y que involucran incalculables intereses, generando impactos que atentan contra la autonomía, la unidad, pervivencia y la cultura, además de provocar daños irreparables en el territorio, la salud y el entorno del territorio a causa de la contaminación.

La militarización del territorio, ha traído consigo la intensificación del conflicto armado en la región, al punto que se conocen de más de 250 indígenas Wayuu que han sido asesinados en lo que va corrido del año 2000 hasta la fecha. A causa de esto, desplazamientos y desapariciones, se han convertido en parte de la cotidianidad que flagela la zona.

Megaproyectos como la explotación de carbón a cielo abierto en el complejo El Cerrejón, el Gasoducto Transnacional que transporta gas natural entre Venezuela y Colombia, el proyecto Jepirrachi de generación de energía eólica, el puerto Multipropósito Brisa y la represa El Cercado sobre el río Ranchería, entre otros, son algunos de los que se encuentran emplazados en la actualidad en territorio Wayuu. Todos han sido implementados violando abiertamente la legislación nacional que protege los derechos de los pueblos indígenas, así como convenios internacionales como el Convenio 169 de la OIT el cual particularmente protege el Derecho a la Consulta Previa de los Pueblos Indígenas al momento de implementar proyectos que involucren la explotación de recursos naturales en sus territorios.

El Carbón, de las minas del Cerrejón, ha sido explotado en territorio Wayuu desde el año 1969 y en la actualidad se considera como una de las minas a cielo abierto más grandes del mundo con una extensión de 69.000 hectáreas. El yacimiento, localizado en el departamento de La Guajira, cuenta con reservas medidas de 3.670 millones de toneladas de carbón térmico, considerado de muy alta calidad para el mercado internacional, dado el bajo contenido de azufre y de cenizas, calidad coincide con la legislación ambiental europea.

Las compañías que hacen parte del complejo carbonífero el Cerrejón son BHP Billiton, Anglo American Plc, Glencore y Xtrata, estas dos últimas de capital suizo. En Colombia la compañía Glencore opera en Cesar (C.I. Prodeco y Carbones de la Jagua) y La Guajira (El Cerrejón), convirtiéndose en uno de los principales generadores de ganancias sobre la base del usufructo carbonífero del país, con ventas de 2.7 billones de pesos en 2005. Su principal movimiento fue en agosto de 2004 cuando pactó la compra de la mina de carbón La Jagua de Ibirico, ubicada en el departamento del Cesar. La Jagua de Ibirico es considerada la tercera mayor carbonera de Colombia, con cerca de 130 millones de toneladas en reservas y una producción de más de 2,3 millones de toneladas al año; Prodeco Exports es una división de la empresa encargada de la comercialización, a través del puerto de Santa Marta.

Pero repentinamente en el 2006, vende su parte del proyecto de El Cerrejón a la gran minera Xstrata, que precisamente es también parte del dominio de Glencore. Mientras se hacía esta transacción, Glencore vuelca su interés sobre la refinería de Cartagena (la segunda del país), comprando a ECOPETROL el 51% de sus acciones por más de 600 millones dólares; un movimiento financiero enmarcado en la campaña de privatización estatal impuesta por la doctrina neoliberal.

Xstrata es un emporio suizo impulsado desde el comienzo por la trasnacional Glencore, se ha convertido en la empresa minera diversificada más grande del mundo, destacándose como el más grande exportador de carbón térmico del mundo. En materia carbonífera, a través de su división Xstrata Coal, tiene sus más importantes yacimientos en Sudáfrica y en la margen oriental de Australia.

Ante las continuas violaciones y atropellos provocados por la expansión del Cerrejón, muchas denuncias se han llevado a diferentes ámbitos nacionales e internacionales. El pasado 12 de octubre de 2009, se llevó a cabo una gran manifestación en frente de Glencore y Xxtrata en el cantón suizo de Zoug en donde ambas compañías tienen sede. La movilización, fue apoyada ampliamente por organizaciones suizas defensoras de derechos humanos y de los pueblos indígenas como Incomindios, el Partido Verde del cantón de Zoug, la Unía, y el movimiento que en Europa se manifiesta en contra de la implementación de políticas que atentan contra el clima. También, dirigentes indígenas Wayuu y líderes afrocolombianos, estuvieron presentes para a denunciar los atropellos cometidos en su contra en el marco de la Minga Global por la Madre Tierra.

Mientras Empresas transnacionales como Nestlé, Glencore y Xtrata provocan daños irreparables en el medio ambiente y fomentan las violaciones a los derechos humanos en territorios indígenas, pese a las movilizaciones que insistían en que la firma del Tratado de Libre Comercio era la ratificación de la complicidad de Suiza con los crímenes de Estado de Colombia, el pasado 24 de septiembre, los dos países, ratificaron el TLC, ignorando la corriente internacional que ha condicionado la firma de estos tratados al pleno respeto de los derechos humanos, especialmente de los pueblos indígenas.

Las mujeres de la organización Fuerza de Mujeres Wayuu, han sido constantemente estigmatizadas y amenazadas por exigir que el Cerrejón detenga su explotación hasta tanto no se inicie un proceso de consulta previa con las comunidades, contemplando los criterios del Convenio 169 de la OIT y la Declaración de Naciones Unidas para los Derechos de los Pueblos Indígenas. Por su parte, los líderes de las comunidades afros e indígenas de Tabaco, Roche, Tamaquito y Chancleta, enfrentan además de las amenazas de muerte, el desplazamiento forzado, debido a la expansión de la explotación del Cerrejón, cuando la compañía pretende reubicarlos en condiciones que no han sido negociadas de manera transparente.

Maicao, 7 de febrero de 2006

1 comentarios:

Anónimo dijo...

es una verdadera lastima que Colombia siga manoseada por las manos neoliberales, que llevaron al colapso a gran parte de paises latinoamericanos.
por suerte hoy soplan vientos de cambio en sudamerica,Brasil ,Argentina , bolivia ,venezuela , ecuador , uruguay, paraguay, en donde el pueblo esta despertando para ser el verdadero protagonista,y no una multinacional , falta mucho pero ya soplan vientos

 
Design by Free WordPress Themes | Bloggerized by Lasantha - Premium Blogger Themes | Justin Bieber, Gold Price in India