Tu eres el visitante No.

martes, 23 de febrero de 2010

Los pueblos indígenas luchan por sobrevivir en Colombia

Amnistía Internacional ha denunciado hoy martes un aumento de los ataques contra los indígenas a lo largo y ancho de Colombia durante 2009, lo que ha hecho que muchas comunidades estén luchando para sobrevivir.

La organización culpó a los grupos guerrilleros, las fuerzas de seguridad y los grupos paramilitares de los abusos, que incluyen homicidios, desapariciones forzosas y secuestros, amenazas, abusos sexuales contra mujeres, reclutamiento de niños y niñas soldados, desplazamiento forzoso y persecución de dirigentes indígenas.

“Los indígenas sufren cada vez más ataques en Colombia —ha afirmado Marcelo Pollack, investigador sobre Colombia en Amnistía Internacional—. Se les está matando y amenazando, se les está obligando a participar en el conflicto armado y se les está echando de sus tierras.”

“Ya es hora de que el gobierno colombiano asuma seriamente sus obligaciones y actúe de inmediato para proteger a los pueblos indígenas.”

Según cifras de la Organización Nacional Indígena de Colombia, al menos 114 mujeres, hombres y niños indígenas fueron víctimas de homicidios y miles fueron víctimas de desplazamiento forzoso solamente en 2009.

Amnistía Internacional también ha declarado que las autoridades rara vez investigan los crímenes que se cometen contra los indígenas.

Miles de indígenas se han visto obligados a desplazarse de sus tierras porque suelen vivir en zonas de intenso conflicto militar y ricas en biodiversidad, minerales y petróleo. Muchas comunidades indígenas más no han podido salir de sus territorios porque los grupos armados han sembrado minas terrestres en las zonas adyacentes.

Las partes del conflicto también han bloqueado el acceso a la comida y a medicamentos esenciales, afirmando a menudo que estos suministros están destinados al enemigo. Todas las partes del conflicto han ocupado escuelas y las han usado como bases militares, mientras los maestros siguen siendo vulnerables a los ataques físicos, lo que impide a las comunidades indígenas tener acceso a la educación.

“A menos que las autoridades actúen con rapidez para proteger a los pueblos indígenas en Colombia, existe un riesgo real de que muchos desaparezcan”, ha manifestado Marcelo Pollack.

Los indígenas Awá se vieron especialmente afectados en 2009 y más de la mitad de los indígenas víctimas de homicidio durante ese año pertenecían a este pueblo.

Los Awá son propietarios colectivamente de las tierras y los ríos del resguardo (reserva indígena) de El Gran Rosario, en el municipio de Tumaco, perteneciente al departamento suroccidental de Nariño.

Viven en una zona de importancia estratégica para las partes en conflicto en la que actúan la guerrilla de las FARC y el ELN, grupos paramilitares y bandas de narcotraficantes, además de las fuerzas de seguridad colombianas.

A las 5 de la mañana del 26 de agosto de 2009, hombres con uniformes militares, armados y encapuchados atacaron la comunidad de El Gran Rosario, mataron a 12 Awá, entre los que había seis niños y niñas y un bebé de ocho meses, y dejaron heridos a algunos más. Entre las personas muertas estaban Tulia García y sus hijos. El 23 de mayo de 2009, Tulia García había sido testigo del homicidio de su esposo, Gonzalo Rodríguez, a manos de soldados de las fuerzas armadas, y posteriormente había recibido amenazas.

Tras la masacre de agosto, 300 Awá, entre los que había 100 niños y niñas, abandonaron sus casas, bienes y medios de vida y huyeron a Tumaco. Semanas después de su llegada continuaban viviendo en refugios que ellos mismos habían construido o durmiendo a la intemperie. Los alimentos y el agua eran escasos y no había instalaciones de saneamiento.

El 4 de febrero de 2009, las FARC mataron a 15 Awá, entre ellas dos mujeres embarazadas, en el municipio de Barbacoas, departamento de Nariño.

Amnistía Internacional ha pedido a quienes participan en el conflicto, incluidos los grupos guerrilleros y las fuerzas de seguridad colombianas, que respeten los derechos de los pueblos indígenas a no ser arrastrados a las hostilidades y que respeten los territorios en los que viven y de los que depende su subsistencia.

Los 40 años de conflicto armado de Colombia han afectado a millones de personas en todo el país, dejando un saldo de decenas de miles de muertos, torturados y víctimas de desaparición forzosa. La inmensa mayoría de las víctimas son civiles.

Desde las 00.01 GMT del martes 23 de febrero podrán consultar el informe La lucha por la supervivencia y la dignidad. Abusos contra los derechos humanos de los pueblos indígenas en Colombia en www.amnesty.org

Pueblos indígenas en Colombia: Datos y cifras



Pueblos indígenas en Colombia

En Colombia viven casi 1,4 millones de indígenas, que representan alrededor del 3,4 por ciento de la población del país (censo 2005).

La población indígena de Colombia pertenece a 85 pueblos indígenas diferentes (censo 2005). Según la Organización Nacional Indígena de Colombia (ONIC) son 102 pueblos.

La mayoría de los indígenas vive en zonas ricas en recursos naturales.

En los departamentos de Guainía, Vaupés, La Guajira, Amazonas y Vichada, los indígenas constituyen casi la mitad de la población (ONIC, 2009).

Los representantes indígenas afirman que gran parte de las tierras que se les han asignado son inapropiadas. Por ejemplo, menos del 8 por ciento de las tierras de las reservas es apta para la agricultura.

Alrededor de 445.000 indígenas viven fuera de las reservas y sus derechos colectivos sobre las tierras donde viven carecen de reconocimiento oficial (Ministerio de Estadística de Colombia, 2007).



Abusos contra los derechos humanos de los pueblos indígenas

La supervivencia de 32 grupos indígenas corre grave peligro como consecuencia del conflicto armado, proyectos económicos a gran escala y la ausencia de apoyo del Estado (ONIC, 2009).

Más de 1.400 hombres, mujeres y niños indígenas murieron como consecuencia del conflicto entre 2002 y 2009 (ONIC, 2009).

Entre 2002 y 2009, 90 indígenas fueron secuestrados y 195 fueron víctimas de desaparición forzosa, mientras que hubo 4.700 amenazas colectivas (ONIC, 2009).

Al menos 114 mujeres, hombres y niños indígenas perdieron la vida y miles sufrieron desplazamiento forzado solamente en 2009 (ONIC, 2009).

Aunque los indígenas sólo constituyen alrededor del 3,4 por ciento de la población, representan el 7 por ciento de la población desplazada total de Colombia (director de la Oficina en Colombia del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos).

Existen grandes disparidades en materia de salud entre la población general y las comunidades indígenas y afrodescendientes. En el ámbito nacional, mueren 73 mujeres por complicaciones relacionadas con el embarazo por cada 100.000 nacimientos. Pero en los departamentos que cuentan con un porcentaje elevado de habitantes indígenas y afrodescendientes, como Guianía, la cifras se eleva a 386 mujeres fallecidas por cada 100.000 nacimientos (director de la Oficina en Colombia del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos).

http://www.aiven.org/profiles/blogs/los-pueblos-indigenas-luchan

FIN



Manuel Gago

Coordinador de Prensa

Amnistía Internacional Venezuela

prensa@aiven.org

Acerca de Amnistía Internacional
Amnistía Internacional es un movimiento mundial de más de 2,2 millones de personas en más de 150 países y regiones, que hacen campaña para que los derechos humanos reconocidos internacionalmente sean una realidad para todas las personas.

A quienes nos apoyan les mueve la indignación que les provocan los abusos contra los derechos humanos, pero también la esperanza en un mundo mejor; por eso, trabajamos para mejorar los derechos humanos a través de nuestras actividades de campaña y la solidaridad internacional.

0 comentarios:

 
Design by Free WordPress Themes | Bloggerized by Lasantha - Premium Blogger Themes | Justin Bieber, Gold Price in India