Tu eres el visitante No.

domingo, 3 de febrero de 2008

MUESTRA DE CÉDULAS FALSEADAS QUE LES EXPIDEN A LOS WAYÚU ES ARTE EN SALÓN DE ARTISTAS DEL CARIBE

















Por: DIEGO GUERRERO

[Riohacha, 29 de enero de 2008] La obra de Alis Bonilla 'Póngale la firma' denuncia los manejos irregulares electorales en La Guajira.

Como obra de arte es bastante insólita. Como denuncia lo es aún más: se trata de decenas de fotocopias de estos documentos de personas del pueblo Wayúu pegadas en la Casa de la Cultura de Riohacha.

El asunto no tendría mucho de raro si no fuera porque, según esos documentos, todos los cedulados nacieron un 31 de diciembre.

Pero eso no es todo. "Muchas cédulas tienen nombres como Goodyear, Chichone o Payaso. Y todas dicen 'manifiesta no saber firmar', aunque ellos sí saben. Es un atropello", cuenta Alis Bonilla, artista de 21 años, que presenta este trabajo bajo el nombre Póngale la firma, en el Salón Regional de Artistas del Caribe, que organiza el Ministerio de Cultura.

Eduardo Hernández, de la curaduría Mal de Ojo, que avala la obra, explicó así el sentido de este trabajo: "Que pongan a alguien Palo Verde o Goodyear es una vergüenza y una agresión contra la identidad, y más que los lleven a ser mayores de edad para usufructuar su potencial electoral. La obra está en el Salón porque creo que el arte contemporáneo se mete con la comunidad. No se trata de que un grupo lo entienda sino que el arte es para todos".

Semejante historia macondiana empezó a darse a conocer porque Estercilia Simanca, una abogada Wayúu, de 35 años, escribió el relato en su blog (www.manifiestanosaberfirmar.blogspot.com).


Allí narra cómo los políticos de la zona, por décadas, han llegado en época de elecciones en sus camionetas "con aire acondicionado", con la promesa de un puente o una escuela, para llevarse a cedular a los Wayúu.

Alis, el artista, cuenta cómo se fue introduciendo en el problema: "Me fui para la comunidad y me dijeron que muchos políticos los llevaban a la Registraduría sin importar su edad. Allá ni preguntaban la fecha de nacimiento, porque tenían que tener 18 años, y les ponían 31 de diciembre como día de nacimiento".


“Sí saben firmar”


Como no pronunciaban bien el español, les cambiaban los nombres. "Me contaron también que solo les miraban el aspecto sin preguntar si sabían escribir o no y el funcionario escribía: 'manifiesta no saber firmar', en la parte donde va la firma".


En la Registraduría de Uribia (Guajira) le dijeron que ellos manifestaban no saber firmar y le argumentaron que ponen el 31 de diciembre como fecha de nacimiento porque un decreto dice que cuando una persona desconoce la fecha de nacimiento, se escribe esa.

"Nunca me dijeron cuál decreto era", sostiene la artista.


Sin embargo, Sorina Ayala, funcionaria de la entidad, asegura Así, la joven propuso a los Wayúu una acción artística con la que participa en la curaduría Mal de Ojo, del Salón.


"Nos reunimos en la Registraduría de Uribia, y Estercilia leyó: 'Manifiesto no saber firmar'.


Cerca de 30 personas habían sacado fotocopias ampliadas de la cédula y salimos a pegarlas en la fachada de la registraduría", recuerda y agrega que muchos le dijeron que sí sabían escribir y firmar.

El registro de esa acción es lo que se ve en la casa de la Cultura de Riohacha.

"Ellos me decían -dice Alis- que no les entregaban la cédula enseguida sino en elecciones.


Entonces, los políticos del momento los llevaban para dárselas y, luego de votar, a algunos les retenían la cédula. Para mí es una crítica que denuncia, porque ellos están siendo atropellados.


Estercilia, que ahora vive en Maicao, cuenta que en la década de los 80 era algo que pasaba a menudo y que, aunque ya no es tan común, en las recientes elecciones de octubre sucedió y por eso ella lo cuenta en su texto.


Tomado de:

http://www.eltiempo.com/cultura/2008-01-30/ARTICULO-WEB-NOTA_INTERIOR-3937697.html



0 comentarios:

 
Design by Free WordPress Themes | Bloggerized by Lasantha - Premium Blogger Themes | Justin Bieber, Gold Price in India