Tu eres el visitante No.

viernes, 21 de julio de 2017

Los liderazgos que hacen falta en La Guajira


Hay crisis de liderazgo en el mundo y eso no se puede ocultar. Independiente del modelo económico, del país, continente, primer o tercer mundo, aquí, allá y más allá la humanidad asiste perpleja al  surgimiento de personajes extremos que han llevado el descontento social a márgenes peligrosos e inéditos. Líderes intolerantes, xenófobos, identitarios, homófobos y corruptos están al orden del día en la prensa internacional:  Trump en USA, Le Pen en Francia, Lannone en Italia, Soini en Finlandia, Petry en Alemania, Macri en Argentina, Erdogan en Turquía y muchos otros cercanos y vecinos ponen de manifiesto que los pueblos tienen los líderes que merecen. Colombia no es ajena a esta situación, líderes populistas cegados por el poder a cualquier precio mantienen enajenado al pueblo que, inmerso en su pequeño problema cotidiano, constituye el perfecto aliado de la manipuladora dirigencia nacional. La Guajira también padece de igual malestar: gobernadores en la cárcel, alcaldes investigados, funcionarios en prisión, la lista es vergonzante.

Notiwayuu quiso ahondar sobre esta crisis de liderazgo que sacude al departamento, acudimos a Ignacio Epinayu a quién, básicamente, le planteamos cuatro interrogantes que nos darán luces sobre el particular.

¿Cómo es un líder original Wayuu?
El liderazgo natural reposa en los alaüla, de ahí deriva la representación de los apüshi en la sociedad wayuu, el principio de autonomía de los clanes próximos radica en que hay una cabeza visible en la sociedad wayuu. El perfil natural del liderazgo es el que se exige para afrontar las diferentes situaciones a las que se enfrentan las familias especialmente los llamados “Kasachikii”, situaciones que obligan a la reciprocidad, solidaridad, unidad entre los miembros de la familia próxima (apüshi). El alüla debe ser una persona centrada, con suficiente preparación de su historia ancestral, hábil negociador, sereno para la toma de decisiones y con autoridad para ejercer la disciplina que permita apaciguar las aguas agitadas del alma rebelde de los jóvenes. Un alaüla sin autoridad y reconocimiento entre su familia, no podría ejercer ese liderazgo.

Haciendo un análisis retrospectivo, ¿qué sucedió en el pasado, qué está sucediendo y que puede llegar a suceder con ese perfil de liderazgo?
Sucedió que ese liderazgo del alaüla fue desconocido de repente por nuevos liderazgo que probablemente menospreciaron o ignoraron su importancia en nuevos escenarios de interlocución, más allá de las fronteras de lo interclanil. Es lo que se ve ahora, jóvenes, profesionales y líderes que al no tener en sus familias estatus de lider para la resolución de problemas interclaniles, negocian a la manera alíjuna lo que ellos creen que es bueno para las comunidades y pretenden legitimarse llevando a los viejos a cuanto evento requiera la presencia de ellos para la foto. Lo anterior nos llevará a una representación superficial que no nace de nuestro sistema normativo, sino del oportunismo de quienes ven caminos para obtener beneficios económicos para si en nombre de las comunidades.
  
¿Qué tipo de líderes tenemos hoy en día?
Líderes que se autoproclaman así mismo como tal, que llevan la biblia o el código bajo el brazo, tienen conocidos y fichas en entidades del gobierno que critican, saben de acciones legales, de los discursos populistas de abandono estatal y demás, que no socializan con sus comunidades porque creen que esa biblia o ese código tienen la verdad absoluta para liberar a “sus wayuu”. A veces los puedes ver en los aeropuertos, sin las mantas que usan en las reuniones con funcionarios del gobierno en Bogotá. Llevan a los viejos a reuniones y cuando le dan la palabra no traducen literalmente lo que ellos expresan sino que acomodan las frases que generen impacto en las negociaciones o en los eventos. Suelen ser egoísta con los demás bajo la errada interpretación de la autonomía de clanes, pero no tiene lío en afirmar públicamente que hablan en nombre del pueblo wayuu o la nación wayuu…a veces es santista, uribista, chavista, pero pocas veces wayuucista.

¿Qué liderazgo necesitamos?
Un liderazgo nuevo debe comenzar por nutrirse del conocimiento ancestral, de la historia ancestral wayuu, ser un intérprete fiel de lo que dicen los abuelos y abuelas, debe tener la capacidad de autocrítica, la capacidad de asociarse con los demás para lograr propósitos comunes. Siempre he dicho que los nuevos líderes deben ser glocales (globales y locales a la vez) se requieren líderes con sensibilidad por la vida y el ambiente antes que por la posición política y económica. Necesitamos líderes que se atrevan a cambiar el statu quo en nuestro territorio, que literalmente deje de cargarle la maleta a políticos de turno a cambio de llevar su mochila con proyectos y buenas acciones para mejorar la vida de todos.

0 comentarios:

 
Design by Free WordPress Themes | Bloggerized by Lasantha - Premium Blogger Themes | Justin Bieber, Gold Price in India