Tu eres el visitante No.

jueves, 31 de julio de 2014

¡Basta Ya! - Esto dice el nuevo ciclo de Formación de la Escuela de Mujeres Indígenas.


¡Keerasu Joolu! - ¡Basta Ya! - Gritaba indignado Luis Socarras enfrentado ante tantas injusticias con el Pueblo Wayuu, a quien por reclamar sus derechos buscaron los medios para asesinarle y callar su voz; Para conmemorar los 4 años de tan injusta acción, La Escuela de Formación "Mujeres Indígenas y Otras Formas de Sabiduría" en homenaje al coraje de su andar incansable, las integrantes de este proceso, tanto organizadoras como asistentes a la escuela, decidieron llamarle a este nuevo ciclo de formación "¡Basta Ya!", como un nuevo grito que representa el rechazo a las injusticias y a la impunidad.

"La Organización Fuerza de Mujeres Wayuu, lleva 5 años de haber empezado esta escuela de formación, con la experiencia y conocimientos adquiridos, esperamos para el inicio de esta nueva jornada, empezar a definir con contundencia una nueva generación de liderazgo para nuestra gente, no solo nuestros hermanos y hermanas Wayuu, sino todos los Indígenas del Caribe que han venido fortaleciendo este proceso"; - Esto comentaba Evelyn Acosta - Mujer Wayuu Ipuana, quien en compañía de otras Mujeres como Deris Paz - Mujer Wayuu Jusayu, Karmen Ramírez - Wayuu Epinayu, Angelica Ortíz - Mujer Wayuu Ipuana, vienen dedicando su responsabilidad para sostener esta iniciativa, que inició con el apoyo de la OIT - Organización Internacional del Trabajo, continuó con los aportes de Acción Contra el Hambre y Fokus, y que para esta sesión, por segundo año consecutivo La Unión Europea deposita su confianza para apoyar y seguir trazando senderos que permitan defender incansablemente la Madre Tierra y todos los seres vivos que la habitamos.


"Es importante el apoyo que representa también IPES ELKARTEA, organización Española en la que nos apoyamos, para que lo que aquí estamos haciendo tenga mayor respaldo y eco a nivel internacional, porque los atropellos que aquí suceden, en su mayoría lo causan las multinacionales, entonces nuestro grito de ¡Basta Ya!, tiene que traspasar las fronteras de nuestros territorios"; - Decía Jazmín Romero - Mujer Wayuu Epieyu, en plenaria desde el lugar donde se desarrollo este encuentro de la escuela, Comunidad Wayuu "La Horqueta" del Municipio de Albania - La Guajira, donde además recalcó, que en ese territorio se está cometiendo un hecho gravísimo por parte del Cerrejón con sus pretensiones de desviar el Arroyo Bruno, para quienes también dijo: "Es a ustedes Cerrejón, a quienes va dirigido con la mayor de nuestras fuerzas este grito de ¡BASTA YA!

"El Hambre y La Sed está azotando a nuestra gente, el llamado a nivel nacional e internacional se hace casi que necesario; ante esto tan solo exígimos, que esto no sea la excusa perfecta para que no nos vengan con el viejo cuento de que la responsabilidad social le corresponde a las multinacionales, cuando aquí consideramos que son estas precisamente las causantes de las desgracias de nuestras tierras" - Recalcaba Jakeline Romero, dejando claro que la actual situación del Pueblo Wayuu es real, pero que no puede convertirse en el jueguito de "tirar la pelotica" por parte del estado, y que incluso a su vez, la misma sociedad en general debería despertar de la indiferencia.


Para el mes de noviembre del presente año, reuniendose un fin de semana al mes, las cerca de 50 nuevas Mujeres Indígenas Yukpas, Chimilas, Arhuakas, Kankuamas, Wiwas, Wayuu, Mokana, Zenù y afrodescendientes, que asistieron a este escenario de formación en derechos humanos, esperan poder tener argumentos suficientes, para que con su palabra, puedan llegar a sus casas y con voz fuerte puedan dirigirse ante todo aquel que les siga creyendo "indias ingenuas", para decirles ¡Basta Ya!.

viernes, 25 de julio de 2014

Indiferencia e incompetencia, nuestra hambre y sed



El grito es que tenemos sed, es cierto...
pero estamos permitiendo que desvien nuestros ríos también,
tan solo por poner un ejemplo.

Miguel Iván Ramírez  Boscán - Mileydis Polanco Gómez
Miembros de La Red de Comunicación del Pueblo Wayuu
Pütchiimaajana

Fuerza de Mujeres Wayuu - Organización Indígena de La Guajira Yanama

Sí, es cierto… el verano que golpea a La Guajira nos ocasiona serios problemas de pervivencia. Sí, es cierto… la desnutrición es pan de cada día y sin conocer Etiopia sabemos que la comparación mediática no está distante de la realidad. Sí, es cierto… nuestro territorio indígena ha sido cooptado por intereses politiqueros, corporativos y hasta mafiosos. Sí, todo eso que han registrado los medios de comunicación y de manera recurrente durante las últimas semanas es cierto, tan cierto como que nada de esto es nuevo para el pueblo indígena Wayuu, tan cierto como que por muchos años aprendimos a adaptar nuestras costumbres y aprovechar la poca lluvia así se demorara en llegar. Desde tiempos inmemorables estuvimos advirtiendo a los países donde está nuestro territorio, Colombia y Venezuela sobre estos problemas, todo lo cual nos lleva a preguntarnos ¿por qué ahora se muestran interesados?, ¿qué se esconde detrás de este interés?, ¿por qué el abanderado de esta cruzada contra el olvido es la revista Semana, la de la familia del presidente, uno de los medios que por años estuvimos intentando alertar sin obtener nada distinto a su silencio? Por lo visto la locomotora minera que nos vendieron en el 2010, se ha quedado sin combustible, y ahora pretenden potenciarla con el pretexto de que tenemos hambre y sed.



Ya sea por desconfiados, suspicaces, tendenciosos o por el adjetivo con el que nos quieran tildar, pensamos tristemente que su interés no es por el pueblo Wayuu y La Guajira en general sino que pretenden generar “ruido mediático” para que luego afirmen que la solución a nuestros problemas debe estar abanderada por la labor social que deben cumplir las multinacionales, abriéndole la puerta a las corporaciones minero energéticas para que sin piedad continúen expropiando nuestro territorio de las riquezas que bajo el subsuelo, mares, ríos y cielos reposan, cuando a la inversa, son ellas las culpables de la miseria que ronda a nuestra gente.

Ahora culpan al agua de nuestros males e incluso se atreven a plantear soluciones, pero ante esto también cabe preguntarse ¿por qué siguen permitiendo al Cerrejón que intervenga sobre nuestras fuentes hídricas? ¿Por qué Corpoguajira, la Gobernación, alcaldías y ministerios van a sentarse del lado de las multinacionales en procesos de consulta? ¿Por qué la indiferencia es más fuerte que el hambre y la sed?

Un vivo ejemplo lo tenemos actualmente con la “plaga” del Cerrejón que pretende desviar el Arroyo Bruno diciendo que está seco, y aun así surte de agua al municipio de Albania, parte de Hato Nuevo y Maicao… acaso y sí en realidad estuviera seco por qué “Don Cerrejón” lo pretende desviar. Asesinar el Río Ranchería es lo que quieren, para sacar el carbón, a costas del agua, de la sed y hambrunas del pueblo Wayuu. Antes que promesas oficiales las autoridades deberían pronunciarse de manera elocuente frente a estas intenciones, esa sería la mejor manera de que las entidades competentes del estado dejen de seguir demostrando su incompetencia.

La cosa no es que no llueva, la pregunta es ¿por qué ha dejado de llover?

Es cierto, hay hambre y ahora nos ataca la sed, pero que esto no sea el pretexto para llenarnos de más “plagas” en nuestras tierras.

 
Design by Free WordPress Themes | Bloggerized by Lasantha - Premium Blogger Themes | Justin Bieber, Gold Price in India