Tu eres el visitante No.

martes, 4 de noviembre de 2014

El “cajero automático” acaba con la dignidad de la Guajira

Por, Olimpia Palmar, Red de Educación y Comunicación Indígena de Venezuela – Red de comunicaciones wayuu 

El Municipio Guajira del Estado Zulia, se ha convertido en el   cajero  automático de miles de familias  provenientes de diferentes  partes del país  que con los tanques llenos de combustible de sus carros  toman la troncal del Caribe  para vender gasolina  como el empleo mejor pagado, sus ingresos  superan los 6  mil  bolívares  diarios.

Las largas colas  que  obligan  a  cientos de  personas a esperar entre 3 a 6 horas, se está volviendo  rutinario en la trocal del Caribe, vía internacional que comunica a Venezuela y Colombia según Cesar González  director Municipal de Protección Civil se debe a la cantidad de Vehículos foráneos que ingresan al Municipio Fronterizo  “vienen principalmente a vender  combustible y  además traen pasajeros debido al déficit  de transporte  público que escasea por el alto precio de  la gasolina,” se estima que  ingresa diariamente entre 12 a 13 mil  carros  a  la Guajira , considerando que  el parque-automotor que se evidenciaba antes era sólo de 5 mil vehículos por día.

El crecimiento del parque automotor es muy evidente, según González hace  al menos 4 años sólo transitaba por la troncal del Caribe  unos 5 mil vehículos, y denunció  que las vías de la Guajira no están aptas para este tráfico “son muy angostas, esto ha generado las largas colas de 4 a 6 horas, es casi imposible transitar por la Guajira e incluso la ambulancia entre Sinamaica y Paraguaipoa debe esperar las 4 horas de cola  para hacer un traslado de emergencia”

Las colas  se forman  principalmente en  el puente Rio Limón, Las Guardias y Paraguachon,  aparentemente   por quienes viene a buscar el efectivo a la Guajira, Wilson Moran es oriundo de Cabimas, atraviesa el Municipio Mara y el Municipio Guajira 2 veces al día  desde hace más de 6 meses, tiene 24 años  maneja  un camión Super Dutty  negro, va con un vallenato a muy alto volumen, sonriente  nos cuenta que  comenzó por invitación de un amigo que vive en Valencia “me dijo que aquí estaba la plata, le pedí a un primo este carro con la condición que íbamos al partir ,  la primera semana  me daba miedo  pero después cogí confianza porque la gente de aquí es muy buena , yo hago 2 viajes y ya me falta poco para comprar mi propio carro”

Muy diferente  es el testimonio  y semblante  de  Juana  Fernández , habitante del Sector de la Montaña  en la Parroquia Guajira, que va en un carrito por puesto hacia el mojan , un recorrido que hasta hace poco se hacía en 40 minutos  y ya lleva 3 horas esperando para que circule el tráfico a la altura del sector Las Guardias, “es un calvario  transitar por la Guajira, estamos presos en nuestro propio  territorio, la culpa no es sólo de los inconscientes que vienen a traer   gasolina, si no de los militares  que no  controlan nada,  a ellos les conviene que venga más gente a traer gasolina porque les dejan para los refresco”
A medida que va subiendo el sol, la calor no es la única que aumenta porque con ella sube también la impotencia e indignación  de los Guajiros   que cuyos planes  médicos,  bancarios,  personales o familiares se ven frustradas,  Juan González del sector el Cañito manifestó  “iba  acompañar a mi hijo  para tramitar sus papeles para ingresar a la Universidad , porque él quiere estudiar , pero me devolví porque ya no me da tiempo llegar ¿Quién se supera así?”,  pero lo que si no baja con el atardecer  es el precio de la gasolina , mientras más recorres la troncal  más costo tiene , los 25 litros conocido como “el punto”en Sinamaica  cuesta  500, en Paraguaipoa 750, en Guarero 900 y en la Raya 1000.
La gasolina se vende  más que el pan caliente , mientras más colas, mas alcabalas mejor es el precio, lo que si se mantiene a oscuras es el precio del devaluado bolívar  frente al consolidado peso colombiano.

Ante esta situación  ninguna institución gubernamental local, ni regional, ni  las fuerzas militares, policiales que hacen vida en la entidad  se han manifestado sobre  la situación deprimente que representa  vivir en la Guajira que  hoy  se llena de preguntas sin respuestas ¿Quién va a controlar esto? ¿Qué vamos hacer? ¿A dónde acudimos?
Hace unas décadas  este Municipio intentó perfilarse como  potencia turística, ya que está abrazado por el mar Caribe y cuenta con exuberantes playas, pero  la supuesta  inseguridad y la poca apuesta política  no  le permitió crecer en esta rama económica.
Junto  con los miles de litros de gasolina  que pasan  a Maicao frente a las alcabalas burlando el plan antibachaqueo , y  los millardos de bolívares  que se llevan los carros  hacia las ciudades , también viajan las innumerables historias  que le niegan las oportunidades  a los indígenas   wayuu y añu  de ejercer sus derechos como ciudadanos de este país.

En esta tierra se desdibuja la delgada cuerda entre lo  legal, lo ilegal y lo legitimado, porque la gasolina y el cajero automático  arrastra a su paso  no sólo el buen vivir de los wayuu si no  la ética,  moral y compromiso  de instituciones públicas y estadales. La Guajira se contrasta con aquella macondo que  describe Gabriel García Márquez en los 100 años de soledad.

0 comentarios:

 
Design by Free WordPress Themes | Bloggerized by Lasantha - Premium Blogger Themes | Justin Bieber, Gold Price in India