Tu eres el visitante No.

viernes, 19 de octubre de 2012

FUERZA DE MUJERES WAYUU APOYA LA LUCHA YUKPA


Mujeres Yukpas de la Sierra de Perijá:



Heridas de balas, madres de hijos impunemente asesinados, irrespetadas, silenciadas, descalificadas, invisibles ante el poder

María de los Ángeles Peña Fonseca

I
Anoche pude hablar con Zenaida, mujer yukpa,  hija de Sabino, hija de Lucia; impactada por dos balas de alto calibre en  medio de un enfrentamiento  entre ganaderos, ejercito y yukpas. Zenaida,  venezolana como tú, como él, como ellas, las y los de los ministerios.
“Más o menos me siento”, me dijo. “Una de las  balas me quedó en la espalda , y tengo miedo”. Escuché de fondos niños llorando, y le pregunté cómo está la gente, como está la abuela que también está herida,  pero no hubo respuesta pues  la llamada se cayó. De inmediato  tuve la imagen de Zenaida y el poema de Jo Carrillo juntos, titulado Y cuando se vayan, llévense sus retratos, el cual adapto  a la situación que está atravesando la vida de las mujeres yukpas y de las mujeres indígenas en general cuyas voces son silenciadas, aun  y cuando, muchos despachos de ministerios tengan en sus paredes fotos, afiches de ellas…
 A nuestros camaradas revolucionarios y revolucionarias
amigos, amigas radicales
les encanta tener retratos de nosotras
sentadas junto a la vasija de barro
rallando  la yuka
manejando el machete
en guayucos y collares brillantes
cargando nuestros niños morenos amarillos
leyendo libros de las
campañas
recibiendo las bolsas de comida que nos trae el Minpi
nuestros camaradas revolucionarios y revolucionarias
amigos y amigas radicales
deben pensarlo de nuevo

A  nuestros camaradas revolucionarios y revolucionarias
amigos, amigas radicales
les encanta tener retratos de nosotras
andando por el conuco en el sol ardiente
descalzas,autóctonas,
en guayucos y collares brillantes
cargando niños morenos amarillos
recibiendo las bolsas de comida que nos trae el MINPI
sonriendo.
Nuestros camaradas revolucionarios y revolucionarias
amigos y amigas radicales
deben pensarlo de nuevo.

Nadie se sonríe
al dar frente al día
escondiéndose por el monte porque está el sicario del ganadero apuntando
o yendo a enterrar a nuestros hijos muertos por diarrea , fiebre y gripe
nuestros camaradas revolucionarios y revolucionarias
amigos, amigas radicales.

Y cuando nuestros camaradas revolucionarios y revolucionarias
amigos, amigas radicales nos ven
en carne viva
no como su propio retrato
no están muy seguros, muy seguras
si
les encantamos tanto.
no somos tan felices como nos vemos
en
sus
paredes

II
En 1980, Pat Parker, feminista, poeta afrodescendiente lésbica, escribió que La revolución: no es limpia, ni bonita, ni veloz. Sabía lo que decía porque vivía la opresión que solo las mujeres negras, indígenas, inmigrantes, pobres, violentadas,  sufren. Es la opresión que se refuerza en cada experiencia de violencia y exclusión. Opresión que viene de todos los frentes: derecha,  centro e  izquierda. 
Resulta más previsible recibir los golpes de la opresión que viene de la derecha.   Sus rasgos no se esconden, son explícitos. Pero cuando viene de la  ciertos sujetos identificados con la  izquierda revolucionaria,  la opresión, suele confundir  en sus rasgos porque se mimetiza. Sabe esconderse. Sabe disfrazarse. Pero al final, aunque suene paradójico, ésta desata su fuerza con los mismos argumentos de odio que la surgida de la derecha. Lo sabemos las mujeres identificadas con el movimiento feminista y de dignidad lo difícil que  ha sido desenmascarar el racismo y el sexismo cuando éste proviene de quienes se asumen como “camaradas” de la lucha. El patriarcado pacta y no le importa luego la ideología política. Es astuto. Sabe hacer alianzas pues lo fundamental aquí es demostrar quien representa el poder. Y el poder se representa invisibilizando las voces de las mujeres, callándolas, violándolas, matándoles a sus hijos, disparándoles cobardemente, porque entendamos mujeres aquí a los machos se les respeta.


III
Dicho lo anterior, la experiencia de las mujeres indígenas Yukpas de la Sierra de Perijá lo constata.  Carmen Fernández, en luto porque sus dos hijos fueron asesinados. “Calladita se ve más bonita”, es el mensaje para ella. No denuncie señora, que entre usted y nosotros, la bala pesa más.
A Guillermina, hija de Sabino, el día en que su abuelo fue asesinado, los sicarios que la metieron en la camioneta amenazándola con el arma sobre sus partes íntimas, le recordaban que allá mujer no es gente.  Asi que también, mire usted, “india altanera, cuidese oyó que pa la próxima, no habrá vida”.
A Lucia, Carmen, Zenaida, Marilis, recuerdo, cuando iba a visitar a sus presos, las mandaban a agacharse, y los militares, se burlaban de su desnudez, de su fragilidad, de estar agachadas  como quiere el poder  que estemos siempre las mujeres, agachadas, piernas abiertas, miedosas y sumisas. Denunciaron ellas esto. Nada pasó. Nadie del poder de izquierda se inmutó.
A Anita, cuando iba una y otra vez a la policía a denunciar el acoso para con su comunidad, las amenazas de muerte para con ella, para con su madre, un día, en plena sala, un efectivo de la policía de Machiques le expresó: “di, di tú, dónde están tus hermanos, que uno a uno los mataremos y nos beberemos su sangre”. Aquí la  muerte efectivamente se consumó pero con este preludio de odio hacia ELLAS.
¿Hasta cuándo?
Caracas, miércoles 17 de octubre de 2012

0 comentarios:

 
Design by Free WordPress Themes | Bloggerized by Lasantha - Premium Blogger Themes | Justin Bieber, Gold Price in India