Tu eres el visitante No.

domingo, 25 de septiembre de 2011

Mujeres Indígenas se movilizan en contra de El Cerrejón y La Alumbrera. 12 de octubre de 2011 Minga Global en Zug-Suiza


Glencore y Xstrata
Catástofre climática en territorios indígenas
 


La problemática relacionada con las industrias extractivas en territorios indígenas de Latinoamérica, es cada vez más dramática en materia de violaciones a los derechos humanos, a los derechos colectivos y a los derechos de la Madre Tierra.

Suiza, es reconocido a nivel internacional como un país mediador en la solución de conflictos, es visto como un actor neutral para la promoción y establecimiento de la paz en países como Colombia, sin embargo, la política de cooperación  Suiza, en este sentido, es hartamente incongruente, cuando ésta promueve al mismo tiempo, la entrada en vigor de Tratados de Libre Comercio con países como Colombia y Perú, los cuales entraron en vigor el pasado 1º de julio, abriendo consigo el paso a la implementación y consolidación de proyectos ejecutados por multinacionales suizas como Glencore y Xstrata.  Las operaciones de éstas compañías son devastadoramente contaminantes, además de provocar el desplazamiento forzado de los habitantes originarios de las comunidades indígenas, afrodescendientes y campesinas que habitan en los territorios más ricos en recursos naturales como el carbón, el cobre o el aluminio, entre muchos otros.

Para el caso colombiano, la mina El Cerrejón, de la cual la compañía suiza Xstrata es dueña del 33.3%, ha establecido un plan de $ 1,3 mil millones de dólares, para ampliar la producción de la mina a cielo abierto más grande del mundo.  Se pasará de explotar 32 millones de toneladas, que es lo que se produce actualmente por año,  a 40 millones de toneladas métricas en 2015.  Igualmente El Cerrejón estudia una segunda ampliación que representaría un incremento de la producción hasta de 60 millones de toneladas en 2017, sin embargo, ninguna de estas exitosas proyecciones, tienen en cuenta a las comunidades originarias de pueblos indígenas, afrodescendientes y campesinas, las cuales se verán afectadas notoriamente, no solo por la contaminación, sino también por el desvío del Río Ranchería, el único recurso hídrico del árido departamento de La Guajira en ese país. 

A pesar de que varias comunidades del pueblo indígena Wayuu afectadas por El Cerrejón, han detenido las consultas que por ley, debe realizar el gobierno para garantizar el derecho al Consentimiento Previo Libre e Informado (CPLI), contemplado en varios instrumentos internacionales, así como en la legislación vigente de Colombia,  las presiones que sobre las comunidades ejercen las compañías y el gobierno, son cada vez más malintencionadas, teniendo como objeto que las comunidades accedan a abandonar sus territorios para poder llevar a cabo las expansiones de los yacimientos para la explotación del carbón.  La ampliación de los yacimientos de El Cerrejón, desviarán el curso del Río Ranchería, único recurso hídrico de la región, lo que implicaría no solo un gran impacto social para el pueblo Wayuu, sino también una catástofre irreparable para el medio ambiente.

Es importante anotar que, el mineral proveniente de los yacimientos de El Cerrejón, alimentará las plantas de carbón, Brunsbüttel-Alemania y Calabria-Italia, de propiedad de la Sociedad Suiza de Repower.  La planta en Brunsbüttel, solamente, produciría 10 millones de toneladas de CO2 al año, lo que corresponde al 25% de las emisiones de carbono que produce toda Suiza.  Repower, compañía de la cuál el Cantón suizo de Los Grisones es dueña del 46%, en la actualidad es duramente criticada por haber auspiciado un grupo de personas provenientes de Calabria-Italia para viajar a Chur-Suiza, con la intensión de contrarrestar una importante manifestación que convocó a cerca de 500 personas que se oponen a la puesta en marcha de los proyectos de energía eléctrica de ésta compañía.

Hasta el momento, infortunadamente se desconoce la posibilidad de que el carbón de El Cerrejón que alimentará las plantas de carbón de Repower se importe a Suiza bajo las bondades del Tratado de Libre Comercio Colombia-Suiza, sin embargo, será importante crear los mecanismos adecuados para dar seguimiento a las aplicaciones de TLC, que fue firmado y promovido por el Estado Suizo, a pesar de las graves violaciones de derechos humanos e infracciones al Derecho Internacional Humanitario que ocurren sistemáticamente en Colombia.

Tres mujeres indígenas, Virginia Cruz del pueblo Diaguita de Argentina, en donde se encuentran comunidades afectadas por la mina la Alumbrera de propiedad de Xstrata,  así como, Yazmin Romero Epiayu y Karmen Ramírez Boscán, de la organización Fuerza de Mujeres Wayuu del Pueblo Wayuu de Colombia en donde se encuentra localizada la mina de El Cerrejón, darán sus testimonios y puntos de vista acerca de la minería iresponsable de Xstrata y Glencore, en una serie de eventos que se desarrollarán durante la gran movilización que apoya a la IV Minga Global, convocada por la Coordinadora Andina de Organizaciones Indígenas – CAOI.  La Minga en Zug-Suiza:  Wounmainkat – Madre Tierra Resiste, cuenta con el amplio respaldo de los parlamentarios cantonales Stephan Gisler y Anna Lustemberger del Partido Verde de Zug (Alternative – die Grünen Zug),  quienes cuestionan ampliamente las operaciones de las compañías suizas en países del Sur, así mismo cerca de 10 organizaciones suizas se han adherido a esta importante iniciativa que se llevará a cabo el 12 de octubre de 2011 “Día de la Resistencia Indígena”, en el Cantón de Zug, lugar en donde se encuentran las oficinas financieras de Xstrata y Glencore.  

 
Ciclo de Conferencias
Fecha
Hora
Lugar
Descripción
Lunes
10/10/2011
19:00 h
AKI
Hirschengraben 86
Zurich
Organizado por: 
INCOMINDIOS
Martes
11/10/2011
19:00h
Politforum Käfigturum
Marktgasse 67
Bern
Organizado por: 
Café Décroissance y AGSAM-INCOMINDIOS: “Materia prima y crecimiento a costa del clima y los pueblos indígenas" junto con Peter Vogelsanger, activista y experto en protección climática de Antikohle Schweiz
Miércoles
12/10/2011
14:00h
Centro cultural I45, Industriestrasse 45
Movilización de apoyo a la Minga Global en Zug:  Wounmainkat-Madre Tierra Resiste
Miércoles
12/10/2011
19:00h
Centro cultural I45, Industriestrasse 45
Encuentro para definir seguimiento y estrategias de acción.
Jueves
13/10/2011
19:00h
Sala Chico Mendes, Maison des Associations, 15-17 rue des savoises
Organizado por:
Coordinación Justicia Climática


Para mayor información:

En español e inglés
Karmen Ramírez Boscán
Epaya'a Miou - Consultora para Asuntos Internacionales de la Sütsüin Jiyeyu Wayúu - Fuerza de Mujeres Wayuu – Delegada por la Red de Mujeres Indígenas sobre Biodiversidad
Editora para Centro y Sur América del www.indigenousportal.com
Teléfono en Suiza :  076 754 79 75
Berna, Suiza

En alemán y español :
Arne Baurecker
Coordinador de AGSAM – INCOMINDIOS
Teléfono :  031 302 0234  – 076 335 85 72 (después de las 17 :00h)
Correo Electrónico :  abaurecker@sunrise.ch
Skype : baureckera

miércoles, 21 de septiembre de 2011

ONU: Vacío de poder es la gran amenaza para los indígenas


GINEBRA. El vacío de poder es la principal amenaza que sufren los pueblos indígenas de América Latina, pues en casos como el de Colombia los ha situado al borde de la extinción.


Ese vacío de poder, afirmó hoy el relator especial de la ONU para los derechos de los pueblos indígenas, James Anaya, es aprovechado por grupos narcotraficantes o fuerzas armadas irregulares, que pasan a controlar amplias zonas de territorio pobladas por indígenas.
    
“Este elemento, combinado con una falta de control eficaz por parte de los gobiernos, ha hecho que las circunstancias en las que viven los indígenas sean extremadamente peligrosas”, declaró Anaya durante una conferencia de prensa en la sede de la ONU en Ginebra.
   
Anaya destacó el caso de Colombia, donde “el propio Tribunal Constitucional ha declarado que hay comunidades indígenas que están amenazadas de extinción por el tipo de agresiones que han sufrido y por el vacío de poder dejado por los gobiernos, que ha sido ocupado por fuerzas irregulares conectadas con los carteles de la droga”.
   
El relator especial, que presentó su último informe ante el Consejo de Derechos Humanos de la ONU, expresó su preocupación por la extensión de este modelo a América Central y a México.
    
“Es una pauta preocupante. Los indígenas no sufren solo las habituales agresiones físicas, culturales, económicas y sociales, sino que también son víctimas del vacío de poder”, declaró.
    
“Los narcotraficantes y las fuerzas paramilitares asociadas a su actividad se han convertido en muchos lugares en las mayores amenazas para los pueblos indígenas, sin duda alguna”, dijo.
   
Anaya se refirió también a la situación del pueblo mapuche en Chile, que ha denunciado en reiteradas ocasiones al gobierno de Santiago por reprimir con exceso de fuerza las manifestaciones en demanda de sus derechos históricos como nación.
   
El relator escuchó en los últimos días el testimonio de líderes de la comunidad mapuche, como Fidel Lautaro en representación del territorio Makewe, que denunció la militarización de su territorio y una creciente represión policial contra la población civil.
   
Lautaro estuvo acompañado por Francisco Painevilo, un menor de edad que aseguró ante el Consejo de Derechos Humanos que fue detenido, secuestrado y torturado por los carabineros en octubre de 2009, cuando tenía 14 años, en el curso de una protesta ciudadana.
   
Anaya dijo estar al tanto de estas denuncias, pero aseguró que “el Gobierno chileno ha sido receptivo a mis comunicaciones en relación al pueblo mapuche, al menos a la hora de responderme”.
    
“En lo que se refiere a los presuntos malos tratos contra menores, el Gobierno asegura haber tomado las acciones necesarias, castigando a los responsables”, agregó el relator.
   
Sobre las demandas de autodeterminación de la nación mapuche, Anaya recordó que esta comunidad tiene ese derecho, al igual que el resto de pueblos del mundo, pero consideró que “la cuestión clave es dar con la fórmula que les permita ejercer ese derecho”.
    
“Los mapuche viven en todo Chile (...), por lo que pretender una nación o un Estado separado para el pueblo mapuche no parece una solución viable. Realmente, no es algo por lo que presione mucho el pueblo mapuche. Al menos, no es algo que yo oiga a menudo”, indicó.
   
En su opinión, la solución pasa por “un modelo que permita al pueblo mapuche controlar genuinamente su destino, mantener la integridad de su identidad cultural y el control de sus recursos tradicionales y sus tierras, y beneficiarse de todo ello, en coexistencia con el resto de la sociedad chilena”, argumentó.
   
En el ámbito mundial, el relator especial de Naciones Unidas llamó también la atención sobre la creciente amenaza que representan las empresas extractoras de materias primas, que son “fuente de abuso de los derechos de los pueblos indígenas”.
   
Anaya explicó que su conclusión es producto de un cuestionario que envió a los gobiernos, cuyas respuestas han constatado que “no hay conciencia real sobre el impacto que las industrias de extracción tienen en los pueblos indígenas, ni sobre el papel y responsabilidad de los Estados para proteger sus derechos”.
21 de Septiembre de 2011 08:49

Enviado por:  http://www.abc.com.py/nota/onu-vacio-de-poder-es-la-gran-amenaza-para-los-indigenas/

domingo, 18 de septiembre de 2011

Colombia: "Congreso de Tierras, Territorios y Soberanías."




Del 29 de Septiembre al 3 de Octubre en Cali, Universidad del Valle y el 4 de octubre movilización a Cajamarca para rechazar la minería a cielo abierto de la AngloGold Ashanti.
Por: CRIC
Publicado en: http://cric-colombia.org
Esta iniciativa surge en un ambiente unitario alrededor de diversos procesos de integración social y popular, como: el Movimiento de Víctimas de Crímenes de Estado, la Minga de Resistencia Social y Comunitaria, la Marcha Patriótica, el Congreso de Los Pueblos, la Marcha Nacional de Mujeres Campesinas, la Mesa de Seguimiento al Debate de la ley de Víctimas y de Tierras, la Mesa de Unidad Agraria, la Red frente a la gran minería transnacional (Reclame), la Campaña de dignificación campesina, la Campaña contra el Despojo, el Movimiento por la defensa del agua, la Red de afectados por represas, el Techo Común de las Plataformas de DDHH y Paz, la Red de iniciativas contra los TLC, la Red contra el hambre y la pobreza,…
EL OBJETIVO: Es Realizar un Congreso Nacional de Tierras, Territorios y Soberanías en el que comunidades de víctimas, campesinos, afrodescendientes, indígenas y urbanas analizan, deliberan y definen un marco de acción común para la exigibilidad de los derechos a la tierra y el territorio de cara a las iniciativas legislativas, normas y politicas vigentes en esta materia en Colombia. Este escenario debe ser amplio y unitario, que permita la deliberación y construcción de mandatos desde las comunidades frente a la tierra, el territorio y las soberanías de los pueblos. Esta deliberación deberá construir y decidir propuestas alternativas, un mandato de permanencia en nuestras tierras y territorios, y una legislación propia sobre nuestros bienes comunes en armonía con la naturaleza, la vida y la soberanía popular.
Desde mediados del año anterior, en la continuidad de las movilizaciones por los derechos de las víctimas y la restitución de las tierras, fuimos sumando preocupaciones en torno a una problemática aún mayor como lo es el despojo que en general hemos soportado en nuestros territorios desde hace tiempos. Vimos entonces que esa situación tiende a profundizarse con todas las estrategias que el actual gobierno impulsa a través del Plan Nacional de Desarrollo y que ha denominado locomotoras.
Así hemos coincidido en señalar que hoy enfrentamos en nuestros territorios, entre otras, las siguientes amenazas:
1. Una política de restitución de tierras que es insignificante frente a las dimensiones del despojo, que no permite hacerlas producir con nuestras propias visiones y nuestras propias manos y que no garantiza un retorno digno a ellas.
2. Una política integral de desarrollo rural que busca profundizar el mercado de tierras al servicio de la agroindustria y el sistema financiero, incluyéndolas además como un nuevo renglón de la inversión extranjera directa.
3. Nuevas intervenciones con megaproyectos mineros, energéticos y de infraestructura, que modifican el uso y la tenencia de la tierra, limitan el acceso a los beneficios ambientales y afectan nuestra soberanía y seguridad alimentaria.
4. La conversión de alimentos a combustibles de los cultivos de caña, palma aceitera y otros, que ha provocado la expansión de las agroempresas cuyos capitales empiezan a colocarse en los negocios del rentable mercado energético.
5. La ofensiva privatizadora sobre las fuentes hídricas que estas intervenciones generan, particularmente los agrocombustibles, las grandes represas multipropósito en marcha y los planes departamentales de aguas.

6. Los Tratados de Libre Comercio donde el tema de la agricultura ocupa un lugar preponderante, y cuyos términos lesionan aún más la producción alimentaria nacional, debilitando nuestra capacidad de autoabastecimiento.

7. Los planes de ordenamiento territorial en el campo y en la ciudad, que colocan los espacios de vida de nuestras comunidades en función de la globalización neoliberal.
8. Los Planes de Consolidación que hacen parte de la estrategia gubernamental de control social del territorio bajo la llamada Doctrina de Acción Integral, que militariza todos los aspectos de la vida de nuestras comunidades.
9. La denominada Ley de sostenibilidad fiscal, donde el gasto del Estado se orienta en función de la deuda financiera y no de la deuda social, lo que quiere decir: colocar los intereses de la banca internacional por encima de los derechos fundamentales de los colombianos.
Todo este conjunto de políticas perpetúan el despojo rural y urbano, atentan contra nuestra soberanía alimentaria y energética, colocan en riesgo la existencia de comunidades indígenas, afros, campesinas, de pescadores y urbanas, impulsan la persecución a la minería local y en general a toda la economía informal, restringen la participación en las decisiones sobre el territorio y le dan continuidad al conflicto armado, que afecta directamente a las poblaciones regionales.
Pero también nos sentimos motivadas y motivados a articularnos en un Congreso de Tierras Territorios y Soberanías, reconociendo y valorando las múltiples iniciativas populares que hemos echado a andar hace rato desde la visión que tenemos sobre esos problemas:
*Los movimientos por la defensa y permanencia en nuestros territorios
*El movimiento de las víctimas por la Verdad, la Justicia y la Reparación integral.
*El proyecto de Ley por iniciativa popular de Reforma Agraria Integral
*La renovación del Mandato Agrario
*La ampliación y consolidación de las Zonas de Reservas Campesinas
*Los espacios permanentes de asambleas territoriales urbanas por el derecho a la ciudad
*La recuperación y reconstrucción de las territorialidades ancestrales y la titulación colectiva de los mismos.
*Los proyectos de desarrollo comunitario que construimos en nuestros territorios, como los Planes de Equilibrio, los Planes de Etnodesarrollo, los Planes de Vida, los Planes de Permanencia…
*La campaña por la reivindicación de la cultura campesina, sus territorios y el impulso a la Declaración Universal de los Derechos de los Campesinos.
*La recuperación de la Soberanía Alimentaria, a través de la producción agroecológica, los mercados campesinos, los bancos de semillas, la instauración de territorios libres de transgénicos, la pesca artesanal, el intercambio solidario, los festivales de saberes y sabores,…
*El referendo por el derecho al agua y los planes de gestión comunitaria de las fuentes hídricas.
*El reconocimiento y difusión de los Derechos de la Madre Tierra, planteados en la Cumbre Social de Cochabamba, Bolivia.
*El impulso a alternativas ecológicas y ambientales frente a las políticas de reservas forestales.
Las tierras, los territorios y las culturas, el agua y la biodiversidad, la soberanía y la paz, los derechos y la vida digna, son puntos importantes hoy en las construcciones sociales. También el problema del conflicto social y armado y la necesidad de buscar su solución por la vía política, es parte de las apuestas de los procesos de movilización y organización, de agendas conjuntas y de confluencia.
Por todo lo anterior, decidimos asumirnos en proceso de construcción del Congreso Nacional de tierras, territorios y soberanías, con la participación del conjunto del movimiento social y popular, del campo y de la ciudad.
Promoviendo diversas formas de encuentro por regiones, sectores y temas, desde donde aportemos a estructurar el Congreso en sus enfoques, en sus mandatos y en sus formas de movilización.
Creando dinámicas de integración en las que se tejan y fortalezcan todas nuestras iniciativas que nos permitan realizar conjuntamente los mandatos para la defensa de los territorios, las tierras y la realización de los proyectos de vida que construimos en la perspectiva de nuestra propuesta de país.
ENTONCES A…
Disponerse para comprometerse en la realización del CNTTyS y con los resultados en términos de mandatos, propuestas, líneas de acción y actividades que se generen. ¡RECUERDE!...el CNTTyS no es un evento, es un proceso de UNIDAD.
Podran comunicarse al correo: tierrayterritorio@gmail.com This e-mail address is being protected from spambots. You need JavaScript enabled to view it
Mensajes y el afiche del Congreso de Tierras, Territorios y Soberanías..... En estos links. también hay cuñas: http://www.goear.com/listen/00a462a/hacia-el-congreso-de-tierras-territorios-y-soberanias-2-coordinacion-de-jovenes-del-cauca
http://www.goear.com/listen/c23eda5/hacia-el-congreso-de-tierras-territorios-y-soberanias-invitacion-con-programacion-coordinacion-de-jovenes-del-cauca


Esta es la página: http://congresodetierrasyterritorios.elalimentoesvital.com/

sábado, 17 de septiembre de 2011

Informe anual al Consejo de Derechos Humanos con una evaluación preliminar sobre el tema de industrias extractivas en territorios indígenas


En la primera parte del informe, el Relator Especial presenta un resumen de las actividades llevadas a cabo durante el tercer año de su mandato, incluyendo la cooperación con otros mecanismos internacionales y regionales en materia de derechos de los pueblos indígenas, así como de las actividades llevadas a cabo en el marco de sus cuatro esferas de trabajo principales: la promoción de buenas prácticas, los informes de países, los casos concretos de alegaciones de violación de los derechos humanos y los estudios temáticos.
El Relator Especial dedica la segunda parte de su informe a un análisis preliminar del impacto de las industrias extractivas que realizan operaciones dentro de territorios indígenas o en proximidad de ellos, sobre la base de un cuestionario sobre esa cuestión distribuido a los gobiernos, los pueblos indígenas, las empresas y la sociedad civil.

Tomado de:  http://unsr.jamesanaya.org/esp/notes/informe-anual-al-consejo-de-derechos-humanos-con-una-evaluacion-preliminar-sobre-el-tema-de-industrias-extractivas-en-territorios-indigenas 

viernes, 16 de septiembre de 2011

Autoridades tradicionales wayúu le dan vistazo a la realidad nacional


Cerca de dos mil indígenas permanecen desde este viernes en la comunidad de Yamain, en (La Guajira).

Cerca de dos mil indígenas wayúu están concentrados desde ayer en la comunidad de Yamain, zona rural del municipio de Maicao (La Guajira), participando del Primer Congreso de Autoridades Tradicionales de la Nación Wayúu.
El propósito de este evento es promover la discusión, el análisis y la consolidación de criterios colectivos sobre ocho temas de vital importancia para el pueblo wayúu.
Con el apoyo de expertos se vienen abordando el ordenamiento territorial; la consulta previa; las disposiciones en materia de gobierno indígena (acto legislativo 013/2010 ley de regalías).
Igualmente, el Sistema Educativo Indígena Propio; la salud tradicional y occidental; el comercio y transporte interfronterizo; el relacionamiento con el Estado colombiano; y los Derechos Humanos y conflicto armado interno (auto 004).
Lo interesante de la discusión es tener en cuenta diversos enfoques diferenciales, con lo cual se busca garantizar conclusiones incluyentes.
Como conferencistas participan Wilder Guerra Curvelo, Yamile Salinas, Amilkar Acosta, Remedios Fajardo, Beda Margarita Suárez, Gisela Pocaterra y Gabriel Muyuy, asesor presidencial.
El encuentro en Yamain, ubicada en el sector de Cuatro Vías, kilómetros 56 de la Troncal del Caribe, es organizado por la Mesa Permanente de Concertación de la Nación Wayuu, y cuenta con el respaldo del Gobierno Departamental y la Alcaldía de Uribia.
Los organizadores se esmeraron en contar con una gran asistencia del pueblo wayúu, sobre todo de sus autoridades tradicionales de diferentes zonas de La Guajira colombiana y venezolana. 
ELIANA MEJÍA
ESPECIAL PARA EL TIEMPO
RIOHACHA


Tomado de:  http://www.eltiempo.com/colombia/caribe/ARTICULO-WEB-NEW_NOTA_INTERIOR-10378588.html

jueves, 15 de septiembre de 2011

Cédulas de identidad que se burlan del pueblo Wayuu


Estercilia Simanca Pushaina
de las más prestigiosas
escritoras Wayuu
"'¿Trajo partida de bautismo?' No, se me perdió. 'No importa, pónle ese nombre', gritó alguien de alguna parte de ese lugar. 'Y que también nació el 31 de diciembre', agregó. '¿De qué año?', preguntó la mujer. 'Pónle 18 años, saca la cuenta', le contestó la misma persona. Y así fue. Nombre: Coleima Apellidos: Pushaina. Nacida el 31 de diciembre. Tomó mi mano derecha y estampó mi índice en el papel. 'Ya eres ciudadana', me dijo, 'pero manifiestas no saber firmar'".
Este y otros relatos están contenidos en un cuento que Estercilia Simanca Pushaina, una de las máximas líderes wayuu (etnia colombiana que habita en La Guajira), escribió una vez para descubrir por qué su comunidad tenía nombres tan particulares y por qué todos nacieron el 31 de diciembre.

Escritora, abogada de profesión, con tono de voz pausada, con un traje blanco que porta que resulta ser característico wayuu, esta mujer contó que pasó con su familia indígena para que fuera burlada. "Soy wayuu, nacida en el resguardo Caicemapa, en el sur de la Guajira. 'Manifiesta no saber firmar' es el resultado de la observación de una realidad de la que estoy rodeada. Por un tiempo creí que todos los wayuu habían nacido el 31 de diciembre", asevera.
"Al terminar mi carrera de derecho encontré con cédulas que dicen lo mismo: 'manifiesta no saber firmar, nació el 31 de diciembre'. Y con nombres como Raspahierro, Cosita Rica, Arrancamuela, John F. Kennedy, Marilyn Monroe. Empecé a investigar y vi que había cedulaciones masivas, aún las hay, y descubrí que por falta de un intérprete que supiera la lengua wayuunaiki se incurrieron en errores. Vi nombres que atentan contra la dignidad del ser humano y noté que intentaron cumplir una meta, decir que cedularon a un grupo grande de indígenas para mostrar la efectividad en un trabajo, mostrando un nivel inhumano alto", enfatiza.
A estos nombres bien podrían sumarse otros dentro de la comunidad indígena wayuu: Candado, Tabaco, Arena, Teléfono, Popo, Tigre, Monja, Pescado, Capuchino y muchos otros que burlan la identidad de estas personas.
"Toda mi familia hizo una larga fila junto a otras gentes que venían de otras rancherías para recibir una tarjetica plástica que ellos llamaban cédula. Ese día me enteré que mi tío Tanko Pushaina se llamaba Tarzán Cotes, Dorila se llamaba Espina, Castorila se llamaba Cosita Rica, Anuwachón se llamaba Jhon F. Kennedy, Ashaneish se llamaba Cabeza, Arepuí se llamaba Cazón, Cotiz se llamaba Alka-Seltzer, el primo Rafael Pushaina se llamaba Raspahierro, mi primo Matto se llamaba Bolsillo", según cuenta Coleima Pushaina, el personaje del relato del cuento de 'Manifiesta no saber firmar', escrito que en 2003 fue incluido en Zúrich (Suiza) en la lista de honor Ibby (International Board on Books for Young People), organismo que desde 1953 fomenta la lectura entre menores de edad.
De acuerdo con la líder indígena wayuu, estos casos no se han vuelto a presentar, pero el mal está hecho. Y ahora, lo que pide, es una jornada de rectificación masiva en muchas rancherías donde habitan indígenas wayuu pues, sostiene, hay personas que aún conservan hasta cuatro identidades.
"Había pensado en acciones penales pero el registrador con el que empezó todo esto, Roldan Jiménez, ya murió. Pero sí hemos interpuesto acciones populares para que se hagan jornadas masivas de rectificación. Ahora mismo el wayuu tiene que gastar dinero en movilizarse hasta donde hay una Registraduría y eso también implica tiempo. Las distancias son muy largas, del kilómetro 44 al kilómetro 70, bien sea a Maicao o Riohacha. Y aparte hay que tomarse una foto y pagar por el trámite. Son como 200.000 pesos en total. Y si la familia está integrada por cinco personas, pues es un millón de pesos", asevera.
Al respecto, Martín Fernando Salcedo Vargas, registrador delegado para el Registro Civil y la Identificación de la Registraduría Nacional del Estado Civil, da su versión de los hechos. "No es que la Registraduría dispuso ponerle esos nombres. La Registraduría lo que hizo fue ponerles los nombres y apellidos de las personas que fueron a inscribirlos en el Registro Civil o que fueron a cedularlos. Las personas eligen los nombres o en su caso quienes los acompañaron".
Según el funcionario, no hay razones para pensar que estos nombres fueron puestos por funcionarios de la Registraduría. "Y no sé por qué a todos les ponían como fecha de nacimiento 31 de diciembre porque no existe ninguna norma que diga ello. Para eso existen mecanismos legales, como un dictamen de Medicina Legal donde le dicen la edad probable".
De hecho, sostiene que en la comunidad wayuu es común que las personas cambien de nombre y denuncia que en La Guajira es alto el índice de intentos de doble cedulación. "Cada vez que iban y los cedulaban, en ocasiones con intereses electorales, les generaban la expectativa de tener un documento. Entonces ellos mismos se cambiaban de nombre por varias razones: la primera es porque hay una línea matriarcal, muchos tenían el apellido del padre porque así lo dice la ley colombiana. Segundo porque en determinada ranchería se llaman de una forma y al contraer matrimonio se llaman de otra y cambian de documento".
Y asevera: "Tengo la estadística de que el mayor porcentaje de suplantaciones e intento de doble cedulación se presenta en el departamento de La Guajira. Allí es donde más se rechazan documentos por fraude, intentan tener dos o tres o cuatro identidades".
Ahora bien ¿cuándo sucedió esto? A juicio de Estercilia Simanca, la burla a la identidad de su comunidad se viene presentando desde la década del 50 y hoy en día, aunque no hay casos, sí hay personas que tienen varios documentos de identidad. "Somos aproximadamente 245.000 wayuu dispersos entre Colombia y Venezuela y podría decir que hay más de 50.000 cédulas anómalas. Este año ya se hicieron las jornadas de cedulación por parte de funcionarios de la Registraduría y me percaté que no hubo anomalías".
No obstante, explica, hay rectificaciones que se han logrado porque el indígena tiene el dinero que implica sacar el documento, aunque la comunidad no se acostumbra a llamar a la persona por su verdadero nombre. "Raspahierro dejó de llamarse así y ahora su nombre es Rafael. Él, como autoridad tradicional, sufrió mucho, dice que fue una señorita en la Registraduría quien le puso así. Él tiene que autorizar en qué invierten los recursos de su comunidad y cada vez que era llamado Raspahierro Pushaina era objeto de risas, de burlas. Aún con su nuevo nombre es difícil que la gente deje de llamarlo así".
Sobre el particular, Salcedo Vargas dio cuenta de sus fechas. "Si usted se pone a analizar estos casos corresponden a los años 70 y 80. A partir del año 2.000 ninguna cédula se expide sin registro civil de nacimiento. Y para llegar al registro civil de nacimiento las personas deben, necesariamente, firmar el testigo, uno o dos, los padres, el declarante. Entonces si hay alguien que no sabe firmar hay un procedimiento para que le lean lo que dice el registro civil. Si la persona manifiesta no saber firmar entonces hay una persona que sí lo hace una vez leída toda la información", explica.
Y agrega: "Cuando la cédula pasó de este papel al formato amarillo dejaron de tener hasta cuatro documentos. Con cédula amarilla con hologramas yo le garantizo que no existe una sola persona que tenga dos identidades. Si una persona quiere rectificar su documento vale, sacarla por primera vez no, los wayuu son colombianos común y corriente entonces están sujetos a las leyes que rigen a los demás ciudadanos. Lo último que aparece aquí en la base de datos reportado, y que puede causar curiosidad, es de un señor de La Guajira identificado como John Kennedy Torres. Yo no puedo saber si el señor es wayuu o no".
Y mientras la Registraduría sostiene que no fueron sus funcionarios quienes pusieron estos nombres, y la líder indígena wayuu reafirma en su relato que ellos sí son responsables, este caso ya es un documental próximo a estrenarse en Colombia y otros países.
El documental. Cuenta la tradición que a cada wayuu, al nacer, se le asigna un nombre con el designio de lo que vino a hacer a este mundo. Así, por ejemplo, Toushi es cuidador de la tierra, Juya es cuidador del agua y Noshua es apaciguador de ánimos. Es por ello que conservar su identidad les resulta más importante que portar un documento.
De esto se percató Priscila Padilla, documentalista colombiana del Conservatoire Libre du Cinemá Francais, en París (Francia), quien decidió registrar lo que pasó en las rancherías de La Guajira. "Acabo de terminar este documental, que se denomina Nacimos el 31 de diciembre. Yo en realidad estaba en La Guajira trabajando en una película que pronto saldrá, pero este caso llamó mi atención. Llegué a pensar que era ficción pero luego de hablar con Payaso, con Coito, con muchas personas con nombres así, vi que era real. Hablé con muchas mujeres que obtuvieron su cédula a los 12 o 13 años de edad. Me mostraban la cara de niña en el documento y vi que había una temática de derechos humanos a desarrollar".
A juicio de la documentalista, el objetivo de sacarles cédulas a los indígenas wayuu tenía fines políticos. "Antes de la Constitución de 1991 los indígenas no se cedulaban, ellos mismos me decían que no necesitaban tener esa tarjetica plástica para decir que eran wayuu. Además el indígena poco ha importado para el Estado y vienen a ser importantes cuando miran cómo engañarlos, cómo maltratarlos. Y los políticos se dieron cuenta de que había un gran número de votos perdidos, entonces había que sacarles cédula. 'Las cédulas le sirven al político, no a nosotros', me decían los indígenas".
En ese sentido, la líder wayuu Estercilia Simanca Pushaina denunció que en este año electoral su comunidad ha recibido visitas de candidatos que piden colaboración. Y para ello, han llevado llantas a quienes tienen camiones. "Y siempre terminan engañando porque el wayuu cree mucho en la palabra", asevera.
Pues bien, en medio de este panorama surgió 'Nacimos el 31 de diciembre', documental de 50 minutos de duración que tuvo preestreno en agosto en la capital y cuya presentación tendrá lugar el próximo 10 de octubre, cuando sea presentado en el Festival de Cine de Bogotá. No obstante, su directora considera que la fecha de estreno oficial está por definirse. "Creemos que el gran estreno debe ser en La Guajira, donde nació y tiene que volver esta historia. Queremos que se vea en Paraguachón y en aproximadamente 12 rancherías. Queremos que la Registraduría asuma su responsabilidad, no que vea en la solución tener una nueva cédula y ya, que se den cuenta del daño que se ha hecho", asevera.
El trabajo también rodará por un gira de cine documental en 2012. Será presentado en un festival de cine latinoamericano en Toluose (Francia). También en el Festival de Cine Internacional de La Habana (Cuba) y en otro festival latinoamericano en Seatle (Estados Unidos). "Estamos armándole la ruta, pero sí se tiene que ver en la mayoría de países posibles. Además quiero proponerle al registrador nacional del Estado Civil, Carlos Ariel Sánchez, que me permita mostrarlo en el auditorio de la Registraduría".

autor

ELESPECTADOR.COM

 
Design by Free WordPress Themes | Bloggerized by Lasantha - Premium Blogger Themes | Justin Bieber, Gold Price in India