Tu eres el visitante No.

martes, 1 de noviembre de 2011

Colombia: Los awás: una etnia colombiana en peligro de extinción


Enviado por ewituri el Lun, 10/31/2011
(Por Arturo Wallace. BBC Mundo, Bogotá)
 
Recibido de María Victoria Eraso, corresponsal de Prensa Indígena. 24 de octubre.- Más de 3.000 awás se han visto obligados a abandonar sus territorios en los últimos años. Por una cuesta lodosa y estrecha avanza un grupo de hombres, mujeres y niños con sacos llenos de arena a su espalda.
 
Son todos indígenas awás, desplazados por el conflicto interno colombiano, que están intentando construir –literalmente- una nueva vida. La violencia les obligó a abandonar sus montañas ancestrales para asentarse en 127 hectáreas de terreno, cedidas por el Estado, ubicadas a unos cuantos minutos del casco urbano de Ricaurte, en el suroccidental departamento de Nariño.
 
Estamos a medio camino entre la frontera con Ecuador y el Océano Pacífico, en un territorio clave para las guerrillas de las FARC y el ELN, así como para las bandas criminales de origen paramilitar que se dedican al narcotráfico. Por aquí circulan drogas, armas y cada vez más hombres armados.
 
El ejército ha reforzado su presencia en la zona y, como suele suceder en Colombia, el escalamiento del conflicto ha afectado particularmente a las comunidades indígenas. "Los enfrentamientos son graves. Sentimos temor a pérdidas humanas, a pérdidas materiales. Por ese mismo motivo nos ha tocado abandonar nuestro territorio", explica Carlos Ortiz, el vicegobernador suplente de la incipiente comunidad de El Edén-Cartagena, integrada por unas 150 familias awás llegadas de diferentes resguardos.
 
»»Desplazados, asesinados.- Varios de los futuros pobladores de El Edén-Cartagena se vieron obligadas a abandonar sus hogares en 2004, víctimas indirectas del final del proceso de paz, dos años antes. En El Edén-Cartagena 150 familias awás intentan empezar una nueva vida, lejos del conflicto.
 
El fin de las negociaciones resultó en el cierre de la zona de distensión de San Vicente del Caguán y en el consiguiente aumento de la presencia de las FARC en el departamento de Nariño. Y, desde entonces, el éxodo no ha parado. Los awás desplazados por el conflicto en la última década ya suman más de 3.000; prácticamente uno de cada diez se han visto obligados a abandonar sus hogares.
 
Sus líderes han sido asesinados, sus territorios sembrados de minas antipersonales. Sólo en 2009 se reportaron tres masacres que dejaron un total de 33 muertos, por las que los awás clic responsabilizan a las FARC, los paramilitares y las mismas fuerzas armadas. Por eso los awás ocupan un lugar destacado en la lista de 35 pueblos indígenas en riesgo de extinción a causa del conflicto y el desplazamiento elaborada por la Corte Constitucional ya hace algunos años.
 
»»Territorios en disputa.- Como los Nukaks Maku en Guaviare, los Hitnus en Arauca, los Nasas en Cauca y los Emberas en Chocó, los awás son víctimas del valor estratégico de sus territorios para guerrilleros y narcotraficantes, pero también del interés que suscitan sus recursos naturales.
 
»»En peligro de extinción.- Según el gobierno colombiano en el país hay 87 pueblos originarios, aunque para la Organización Indígena de Colombia en realidad existen 102. Y, según la Corte Constitucional, hay 35 pueblos indígenas en claro peligro de extinción por causa del conflicto y el desplazamiento.
 
Los pueblos mencionados por la Corte en los autos 004 de 2009 y 382 de 2010 son los Wiwas, Kankuamos, Arhuacos, Koguis, Wayúus, Emberas-Katío, Embera-Dobidá, Embera-Chamí, Wounaans, Awás, Nasas, Pijaos, Koreguajes, Kofanes, Sionas, Betoyes, Sicuanis, Nukaks-Makú, Guayaberos, U’was, Chimilas, Yukpas, Kunas, Eperaras-Siapidaara, Guambianos, Zenúes, Yanaconas, Kokonukos, Totoróes, Huitotos, Ingas, Kamentzáes, Kichwas y Kuivas.
 
La tierra es el primero de esos recursos. De hecho, los awás empezaron a organizarse hace16 años para resistir la invasión de sus tierras por parte de empresas dedicadas a la plantación de palma africana. "Pero últimamente también miramos la minería (de oro) que se nos está llegando", explica Rider Paí, uno de los directivos de la organización Unidad Indígena del Pueblo Awá, UNIPA, creada en 1985.
 
Aquí el oro todavía es sólo una promesa y su posible explotación aún no atrae a las grandes multinacionales mineras como en el Chocó, donde las excavadoras no sólo han puesto en peligro un valioso ecosistema sino también las prácticas ancestrales de los Emberas, expulsados de varios de sus territorios sagrados.
 
Y Nariño no parece ser una región rica en petróleo, lo que se ha convertido en un problema para tribus como los U’Was, que viven dispersos en los departamentos de Arauca, Casanare, Santander, Norte de Santander y Boyacá. La dinámica, sin embargo, es siempre la misma: por una razón u otra, los territorios indígenas se vuelven objeto de disputa y ellos terminan siendo expulsados o quedan atrapados entre dos fuegos.
 
Según la oficina del Agencia de Naciones Unidas para los Refugiados, ACNUR, aproximadamente el 2% de todos los desplazados colombianos pertenecen a alguna etnia indígena. Lejos de su hábitat natural están especialmente expuestos al hambre y las enfermedades. Separados de sus tierras tiene dificultades para mantener sus prácticas ancestrales.
 
»»La "gente de la montaña".- Para los awás, que en su idioma se llaman a sí mismos "la gente de la montaña", esta separación ha sido particularmente dolorosa. Y el llamado de la montaña es tan fuerte que muchos se resisten a abandonar sus territorios a pesar de la presencia de los grupos armados. Las minas antipersonales con las que las FARC intentan evitar los avances del ejército, sin embargo, han terminado por atrapar a esos awás en sus propias casas.
 
Los territorios de los awás ahora están sembrados de minas antipersonales. Siete personas, incluyendo niños, han muerto por causa de estas minas durante los últimos dos años. "Pero si ellos no minaran, no dejaríamos nuestro territorio", afirma José Chingal, quien tuvo que dejar su hogar en el resguardo de Magüí para trasladarse a La Primavera, un caserío ubicado cerca de la carretera que conecta a Pasto con Tumaco.
 
"Es que el indio sin tierra no es indio", explica Carlos Ortiz, también originario de Magüí, mientras relata los años de gestiones necesarias para obtener la cesión del pedazo de tierra en El Edén-Cartagena en el que están intentando crear un nuevo resguardo. "En los resguardos, uno lo tiene todo, no hay necesidad de comprar nada.
 
Si uno apenas viene es a comparar la sal, algo. Aquí toca todo al rebusque, lo duro es conseguir un trabajo, todo es a punta de jornales", cuenta. Ahora, por lo menos, tienen algo de tierra para sembrar plátano y caña. También hay planes de sembrar frutas y hortalizas y de impulsar pequeños proyectos productivos como un pequeño trapiche en el que producir panela.

Y la arena que transportaba la gente que nos encontramos en el camino está destinada a la construcción de una corral para pollos de engorde y otro para gallinas ponedoras. Se trata, sin embargo, de una nueva experiencia para los miembros de esta tribu seminómada de cazadores-recolectores que viven desperdigados en los departamentos colombianos de Nariño y Putumayo y, en menor medida, en las vecinas montañas ecuatorianas.
 
"Y nosotros no perdemos la esperanza de volver a nuestro territorio, porque allá están nuestras raíces, allá esta nuestra tierra, allá está todo", dice Ortiz. "Pero pensamos que eso es a un largo plazo. No podemos decir que eso es mañana, porque la situación no se ha mejorado, (el conflicto) está vivo", admite, resignado•

0 comentarios:

 
Design by Free WordPress Themes | Bloggerized by Lasantha - Premium Blogger Themes | Justin Bieber, Gold Price in India