Tu eres el visitante No.

miércoles, 22 de septiembre de 2010

Asesinan a dos comerciantes, uno era de la etnia wayuú

Lunes, 20 de Septiembre de 2010 05:00
os comerciantes fueron asesinados al mediodía del pasado sábado, a pocas cuadras
del Comando Central de Policía y sobre una de las avenidas más transitadas en
Riohacha, a donde llegaron dos sicarios a bordo de una motocicleta, que sin mediar
palabras, abrieron fuego en contra de sus víctimas, quienes se encontraban dialogando
en un expendio de gasolina por pimpinas, de la calle 23 con carrera 7.


En la puerta del negocio


Las víctimas de estos dos nuevos hechos de sangre fueron identificadas como Carlos
Mario Gómez Pushaina, conocido como ‘Cayo’, de 25 años de edad, quien atendía un
negocio, en plena avenida; el otro hombre muerto era Ilcia Albeiro Cuevas Urruchurto,
de 35 años de edad, quien, al parecer, era un desplazado de la región de La Mojana,
Sucre, y quien se dedicaba a la venta de mercancías.


Llegaron los sicarios


De acuerdo a los testigos del hecho, hasta la puerta de la casa, llegó Ilcia Albeiro Cuevas,
natural de Caucasia, Antioquia; hacía 15 días que había llegado a Riohacha desplazado de
La Mojana y se había dedicado a vender mercancía que dejaba por pago semanal, ‘Cayo’
Gómez, que desde la mañana departía con sus amigos a pocos metros, se levantó y salió a
atender al cacharrero; cuando conversaban, llegó un hombre que desenfundó su arma
de fuego y disparó contra ellos. Ilcia Albeiro, al parecer, alcanzó a correr hacia el interior de la
 vivienda y se refugió en la cocina hasta donde fue perseguido por el sicario que siguió
disparando contra su humanidad.


Ilcia Albeiro Cuevas recibió tres impactos de bala en diferentes partes del cuerpo, pero aun
así siguió con vida y fue trasladado a un centro asistencial donde llegó sin vida; mientras que
Cayo Gómez recibió dos impactos en la cabeza que le segaron la vida instantáneamente.


‘Cayo’ Gómez vivía con Hailen Peñaranda Guerra, con quien tenía dos hijos: Carlos Eduardo y
Carlos Andrés.


Sepultado enseguida


Su hermano, Mingo Gómez, en nombre de la familia, pidió a las autoridades competentes que se
investigue este hecho y que no quede en la impunidad, "era un muchacho que trabajaba para sacar
adelante a su familia, por eso les pido a las autoridades que investiguen, que actúen más, para que
esto no siga ocurriendo en Riohacha", al tiempo que explicaba que a su hermano no lo pudo ver,
porque, según los usos y costumbres wayuú, cuando un familiar muere violentamente, las mujeres
de la familia se encargan de arreglar el cuerpo, cavar el hueco donde será sepultado, llevar el cuerpo
y darle sepultura, "así ponemos en manos de Dios, de la justicia divina, la venganza, sin alzar nosotros
una mano, el asesino paga por sus hechos".


Lo mejor es el silencio


El secretario de Asuntos Indígenas de Riohacha, Juan Carlos Ibáñez Gómez, primo hermano del
difunto, dijo que  la mejor manera de protestar es con el silencio, "hoy estamos expuestos todos en
 la ciudad ante la inseguridad que vive Colombia; rechazamos enérgicamente estos hechos,
esta es una familia trabajadora, de principios y buenas costumbres, no sabemos de dónde
puede venir este asesinato del pariente".


En este Departamento, hasta las propias autoridades prefieren y recomiendan guardar silencio,
frente a la ola de inseguridad que se registra en la actualidad.

Tomado de:

0 comentarios:

 
Design by Free WordPress Themes | Bloggerized by Lasantha - Premium Blogger Themes | Justin Bieber, Gold Price in India