Tu eres el visitante No.

jueves, 19 de agosto de 2010

Niñas, niños y profesores protestan por el robo en la Escuela Wayuu de la Comunidad de Campamento

El proyecto etnoeducativo en Colombia, se supone, debería garantizar una educación que contenga aplicación y atención integral para los pueblos indígenas, mediante condiciones de acceso y permanencia que motiven la estabilidad y constancia de las y los alumnos indígenas en sus centros educativos, con el objeto de asegurar el mejoramiento de la calidad de los procesos de enseñanza intercultural de manera integral.

No obstante, la realidad que ocurre en el departamento de La Guajira con el pueblo Wayuu, es que la etnoeducación se encuentra totalmente amenazada por la situación en la que se hallan algunas escuelas localizadas en las comunidades, en materia de desatención, además de condicionada, a las supuestas “buenas voluntades” de los políticos de las administraciones de turno,  lo que conduce a la ausencia absoluta  de garantías para que la etnoeducación se imparta de manera idónea en las aulas rurales, conduciendo abiertamente a la violación del derecho pleno y efectivo a la educación de los niños y las niñas Wayuu.

Un caso importante, el cual evidentemente da cuenta de las irregularidades que, en materia de violaciones al derecho a la educación, ocurre en una pequeña escuela a la que asisten cerca de 130 niños y niñas Wayuu.

En enero de 2007, a la Escuela de la Comunidad Wayuu de Campamento, localizada a cinco minutos del municipio de Maicao, fueron entregados por el programa Computadores para Educar, varios equipos de cómputo para que las niñas y los niños Wayuu de ente centro educativo, tuvieran la posibilidad de acercarse con el mundo, a través del aprendizaje de las nuevas tecnologías.

Sin embargo, aunque pasaron tres años de la entrega de los equipos de cómputo, solo hasta enero de 2010, después de insistentes solicitudes realizadas por parte de la comunidad y el profesorado, se intentó acondicionar un salón para poder impartir las clases de informática en el Colegio de la Comunidad Wayuu de Campamento.

La realidad es que a pesar de los supuestos acondicionamientos del salón para las clases, el cual valga la pena decir, no es adecuado ni mucho menos funcional en la actualidad, los alumnos de la Escuela de la Comunidad Wayuu de Campamento, no habían  podido utilizar los computadores gracias a que las administraciones de turno del municipio de Maicao, se han negado de manera negligente a garantizar el servicio de energía eléctrica en la institución educativa, para lo cual, el profesor de Informática, Miguel Iván Ramírez Boscán, decidió por sus propios medios solicitar una planta eléctrica prestada con organizaciones de la región, para así, poder iniciar los computadores que servirían para impartir las clases de informática adecuadamente. 

Desafortunadamente, en la madrugada del pasado lunes 16 de agosto, 17 equipos de cómputo además de la planta eléctrica que fue solicitada en calidad de préstamo por el profesor de informática de este centro educativo, fueron robados del Colegio de la Comunidad Wayuu de Campamento, por hombres desconocidos. 

Sin embargo, ésta no es la única problemática que se presenta en la Escuela de la Comunidad Wayuu de Campamento, ya que a lo anterior, se suma que a la fecha, la escuela ha estado funcionando sin energía eléctrica, es decir que las aulas de clase no cuentan con instalaciones apropiadas de ventilación.  Por otra parte, aunque la Escuela hace parte del programa de alimentos del ICBF, los niños, no cuentan con instalaciones de comedor adecuadas y se ven obligados a comer en el suelo, sin contar, con que no hay servicio de agua por lo que siempre se presentan problemas a la hora de preparar los alimentos y tampoco hay instalaciones sanitarias que satisfagan las necesidades de las niñas y los niños así como del profesorado.
                                                       
A lo anterior, podemos adicionarle, la negación absoluta y obstinada por parte del gobierno municipal de Maicao para garantizar servicios de aseo y vigilancia.

En múltiples ocasiones, los contratos que se adjudican para, supuestamente, mejorar las instalaciones del centro educativo, así como la infraestructura que será utilizada por las niñas y los niños Wayuu, son condicionados a los intereses de los políticos de turno, lo que evidentemente viola el derecho a la educación.  A todas luces se viola no solo la política nacional en materia de etnoedcación, sino también convenios internacionales como en Convenio 169 de la Organización Internacional del Trabajo, en particular su Artículo 26 cuando reza: “Deberán adoptarse medidas para garantizar a los miembros de los pueblos interesados la posibilidad de adquirir una educación a todos los niveles, por lo menos en pie de igualdad con el resto de la comunidad nacional”.

La negligencia por parte de la administración municipal, para nombrar un vigilante en la Escuela de la Comunidad Wayuu de Campamento, ha conducido al robo de los equipos mencionados anteriormente, por lo cual, la comunidad señala como único responsable de este hecho al Gobierno Municipal de Maicao.

La comunidad, así como los padres de familia, alumnos y profesores de la Escuela de la Comunidad Wayuu de Campamento, exigimos al Gobierno Municipal, lo siguiente:

1.       Iniciar de manera inmediata las investigaciones correspondientes para esclarecer el robo de 17 computadores, y una planta eléctrica. 
2.       El gobierno municipal debe hacerse responsable de reponer estos equipos debido a su negligencia para contratar la vigilancia para la Escuela de la Comunidad Wayuu de Campamento.
3.       Exigimos que de manera inmediata se ordene  la instalación de luz eléctrica, así como la dotación y puesta en funcionamiento de abanicos en los salones de clase y aire acondicionados a la sala de informática.
4.       Demandamos que de manera inmediata se lleve a cabo la instalación de un  miniacueducto para garantizar el buen funcionamiento de la cocina y las instalaciones sanitarias.
5.       Requerimos de manera inmediata la construcción de los comedores para los niños, para evitar que sigan comiendo en el suelo.
6.       La contratación inmediata de servicios de vigilancia y aseo.
7.       La adecuación inmediata de una sala de atención de enfermería o primeros auxilios.

Para lo anterior, de acuerdo a lo establecido en la ley 21 de 1991, así como lo que contempla el Convenio 169 de la OIT y la Declaración de Naciones Unidas para los Derechos de los Pueblos Indígenas, advertimos que para la llevar a cabo cualquier tipo de intervención en la Escuela de la Comunidad Wayuu de Campamento, se deberá obtener, necesariamente, el consentimiento previo, libre e informado de la comunidad en pleno, conjuntamente con el cuerpo de docentes y el alumnado.

Los niños y las niñas Wayuu de la Escuela de la Comunidad Wayuu de Campamento, hacen sus solicitudes al alcalde del Municipio de Maicao, a través de cartas escritas después de la noticia del robo de los 17 computadores y la planta eléctrica, ocurrido en la institución educativa. 

La Fuerza de Mujeres Wayuu, solicita a la comunidad nacional e internacional, solidaridad con los niños y las niñas de la Escuela de la Comunidad Wayuu de Campamento, para lo cual pedimos que se envíen cartas al alcalde de Maicao, apoyando las  solicitudes y actividades de los niños y las niñas Wayuu.  Envíe sus cartas a

Calle 12 N 11-36
Alcaldía Municipal de Maicao,
La Guajira, Colombia
Sur América

Ó

contactenos@maicao-laguajira.gov.co con copia a fuerzamujereswayuu@gmail.com 

Todas las cartas de los niños, serán escaneadas y publicadas proximamente.


“Porque en Wounmainkat los Únicos Gigantes, somos los Wayuu”
Campaña por la eliminación de todas las formas de violencia en contra de Wounmaikat


Comunidad Wayuu de Campamento
Wounmainakt, Maikou, Wajira

0 comentarios:

 
Design by Free WordPress Themes | Bloggerized by Lasantha - Premium Blogger Themes | Justin Bieber, Gold Price in India