Tu eres el visitante No.

miércoles, 28 de enero de 2009

Displacement of the Wayuu one of Colombia's long-lasting tragedies


Colombia's Wayuu people endured the worst terror committed against them since 2000, when paramilitaries belonging to the AUC's Northern Bloc, commanded by the now extradited 'Jorge 40' came to instill terror. Ever since, the Wayuu have permanently been submitted to all kinds of forced displacement.

Different forms of forced displacement by any of the armed forces, both legal and illegal, have confronted us, the people of Wayuu; an indigenous people of warriors, living in quite a barren and in some parts completely desert-like area.

Wayuu traditionally are forced to move because of climatic conditions. Especially when times of drought force the people to move their animals to areas where they can get water stored in wells.

It is exactly this so-called "nomadism" that the Colombian government uses to justify the neglect of its responsibility to act when it comes to taking care of the displaced population, which in our country the Government is obliged to by law.

The Wayuu displacement never stopped, not even during the so-called ceasefire when the current government negotiated the demobilization of the paramilitaries in Santa Fe de Ralito.

It was in this period that the most murders, threats and forced disappearances were committed against the Wayuu, resulting in more displacement, this time to an area that is divided by the border between Colombia and Venezuela.

There's knowledge about the massive displacement that took place mostly in 2003 and 2004, but little to nothing is known about the Wayuu communities that, after having been confronted by the murder of family members, felt obliged to completely move or to move gradually.

oreover, little to none is known about the damage done by the displacement, the murders and the dishonor committed on their territory, and how an ancient culture bit by bit is threatened incalculably.

Forced displacement of the Wayuu, and why not say so of the indigenous people of this country, like paramilitarism in Colombia, never ceased to exist. On the contrary, the dynamics of this epidemic -- in Guajira in particular -- show how it rears its head not just on Wayuu territory, but in Colombia as a whole, and what calls the most attention of the media, institutions and international agencies: the cross-border displacement.

It's worth mentioning that the situation for the Wayuu in neighbor country Venezuela also isn't easy. We, the Wayuu, are a binational people. Better said, our ancestral land, over 15,00 square kilometers, is divided by the border of the two countries. Colombia and Venezuela have agreements that, for example, the Wayuu have dual nationality. However, in the case of forced displacement because of Colombia's internal conflict, the inconvenience of attending the emergencies in Venezuela are demonstrated when a Wayuu, carrying a Venezuelan passport, as a citizen is unable to seek refuge or asylum in his own country. This, like many other incidents, mostly related to abuse committed by the Venezuelan National Guard or because of its ignorance of the Wayuu's situation, are clear violations of human rights.

Since 2008, the Sutsuin Jiyeyu Wayuu (Wayuu Women Force) has received information of displacement within Wayuu territory forced by illegal armed groups who arrived to operate from the peripheral area of the border town Maicao, again threatening, harassing, forcefully disappearing and murdering members of the communities of La Majayura and Carraipía.

These displacements occurred simultaneously with the appearance of several pamphlets of the paramilitary Gaitanista Self Defense Force, announcing social cleansing in different neighborhoods of the border town.

Legislation in Colombia until recently said that internally displaced people only have a year to explain they were forced to leave their lands or territories, disregarding the internally displaced that were forced to leave their homes years before the 2004 law. With new rulings by the high courts of this country, canceling this time limit, it now has become necessary to prepare an immediate diagnosis that is able to estimate the dramatic tragedy that the people of Wayuu have been facing and continuously face.

Author Karmen Ramírez Boscán is member of the Wayuu Women Force and publishes on several Wayuu websites.

Tomado de:
http://colombiareports.com/opinion/107-human-rights/2708-displacement-of-the-wayuu-one-of-colombias-long-lasting-tragedies.html

martes, 27 de enero de 2009

Indígenas colombianos se refugian en Venezuela por violencia

martes 27 de nero de 2009 11:30

BOGOTA (Reuters) - Un grupo de 86 indígenas colombianos tuvo que escapar y atravesar la frontera con Venezuela para buscar refugio en ese país después de un ataque de hombres armados que quemaron sus casas y amenazaron con asesinar a sus líderes, denunció el martes la ONU.

Se trata del más reciente caso de desbordamiento del conflicto interno que se registra en Colombia.

"La oficina del ACNUR en Venezuela reporta que 86 indígenas Wayúu han llegado al estado fronterizo de Zulia en las últimas dos semanas huyendo de la violencia en Colombia", dijo la Agencia de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR).

"Es posible que más personas hayan atravesado la frontera buscando protección pero sin presentarse ante ACNUR o las autoridades, por temor a represalias", agregó la agencia de la ONU sin identificar al grupo agresor.

ACNUR reportó que una pequeña niña resultó herida durante el viaje y sufrió una lesión cerebral. La agencia anunció que inició la coordinación con las autoridades de Venezuela para proveer a los refugiados de alimentación y ropa.

Los Wayúu, una de las comunidades más numerosas del noreste de Colombia, huyeron desde el departamento de la Guajira, una región desértica con costa sobre el Mar Caribe considerada estratégica para el tráfico de drogas y de armas, por lo que grupos ilegales armados como la guerrilla izquierdista y escuadrones al servicio del narcotráfico se disputan su control.

"Estamos muy preocupados por el aumento de la violencia, el incremento de la inseguridad que ha forzado a las poblaciones indígenas locales a huir del departamento de la Guajira", dijo el representante de ACNUR en Colombia Jean Noel Wetterwald.

Colombia, con un poco más de 44 millones de habitantes, tiene 85 etnias con cerca de un millón de indígenas, que de acuerdo con Naciones Unidas, enfrentan el riesgo de extinción como consecuencia del conflicto interno de más de cuatro décadas que azota el país y que cobra miles de víctimas.

De acuerdo con grupos de derechos humanos, el conflicto interno de Colombia ha provocado alrededor de 4 millones de desplazados internos y 35.000 muertos, la mayoría civiles, sólo en la última década.

La confrontación desbordó las fronteras del país sudamericano y en los últimos años miles de colombianos también se vieron forzados a pasar a naciones vecinas como Venezuela, Ecuador y Panamá en calidad de refugiados, de acuerdo con la ONU.

(Reporte de Luis Jaime Acosta; Editado por Silene Ramírez)

Tomado de:

http://lta.reuters.com/article/domesticNews/idLTASIE50Q15Y20090127?sp=true

Colombia: Growing insecurity forcing indigenous flight in north-east

27 Jan 2009 11:39:19 GMT
Source: UNHCR

Reuters and AlertNet are not responsible for the content of this article or for any external internet sites. The views expressed are the author's alone.

UNHCR is concerned at the rise in violence and growing insecurity forcing local indigenous populations to flee Colombia's north-eastern department of La Guajira.

In one of the latest incidents this month, a group of Wayuu indigenous people fled across the border to take refuge in Venezuela after being attacked on their collective territory in La Guajira. The attack was carried out by armed men who burned down their houses and threatened to kill their leader.

UNHCR Venezuela reports that 86 Wayuu people have arrived in the border state of Zulia in the past two weeks fleeing from violence inside Colombia. It is possible that more people have crossed the border in search of protection and not made their presence known, because they fear retaliation by their persecutors.

The newcomers arrived in Venezuela in three small groups after crossing the desert of La Guajira. A small baby was badly hurt when she fell during the journey and was taken to hospital suffering from a brain injury. The families left all their possessions behind in Colombia. UNHCR Venezuela is coordinating with local and national authorities to provide food, clothes and hammocks to these families. The newcomers also say a larger group of people, also fleeing the attacks, are still inside Colombia and hiding in the desert in an attempt to find safety.

This latest border-crossing takes place within a context of growing violence in the department of La Guajira, as documented by human right monitors, over the past few months. They warn of a rise in selective murders, death threats, intimidation and extortion, as well as of the increased presence of re-organized illegal armed groups in the region.

The violence is putting huge pressure on the Wayuu people and other local indigenous groups – including the Wayu, the Arhuaco, the Kogui and the Wiva – who together make up 45 percent of the department's population (around 626,000 people live in La Guajira). The Wayuu are one of the largest indigenous groups in the region, with around 150,000 Wayuu on the Colombian side and 160,000 in Venezuela.

In Colombia, the Wayuu people of La Guajira have long been vulnerable to violence and forced displacement linked to the presence of various irregular and illegal armed groups. In the past few months, Wayuu leaders and social organizations have suffered an increased number of targeted killings, threats and intimidation. UNHCR is calling on the authorities to take adequate protective and preventive measures to protect indigenous people from violence and forced displacement.

There are a total of some 1 million indigenous people in Colombia, divided into 80 different groups. More than 27 of these groups count less than 500 members and are considered at risk of extinction, often as a result of violence and forced displacement. Indigenous groups tend to suffer disproportionately during forced displacement because of their strong social, cultural and economic links to their lands. Many of these groups live on collective territory, with their own authority and autonomy, as recognized under Colombian Law. They often come under enormous pressure to abandon their lands, which are then used by various groups for economic exploitation, illegal trade or strategic control of territory.

The department of La Guajira is located at the north-eastern end of Colombia and shares a border with Venezuela. Because of its remoteness and strategic location on the Caribbean Coast, it has long been a centre for various irregular armed groups, as well as criminal groups controlling the illegal drug trade. According to official figures (Acción Social), more than 50,000 people have been forced to flee the region as a result of violence.

UNHCR has 12 offices in Colombia, where it works to support the state's efforts to assist a large population of internally displaced people, and four offices in Venezuela to assist hundreds of thousands of refugees, most of them unregistered, from Colombia.

Acnur pide a Colombia que proteja a los indígenas que son víctimas de ataques

La soluicitud del Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Refugiados fue hecha este martes en la sede del organismo en Ginebra.

"Acnur solicita a las autoridades que tomen las medidas necesarias para proteger a los indígenas de las violencia y el desplazamiento forzado", señala un documento distribuido hoy por esta agencia de la ONU.

Además muestra "su preocupación" por los crecientes casos de desplazamiento forzado a los que han sido sometidos los indígenas wayú que viven en La Guajira.

Según los últimos datos, 86 indígenas Wayuu llegaron al departamento venezolano de Zulia tras haber atravesado el desierto de La Guajira y haber cruzado la frontera, después de haber sido víctimas de un ataque.

Los atacantes fueron hombres armados que quemaron sus casas y los amenazaron de muerte, según los testimonios recogidos por los funcionarios del Acnur en Venezuela.

"Estamos muy preocupados, porque vemos que estos casos se repiten y no cesan, es el intento de quitarles a los indígenas sus tierras ancestrales", declaró el portavoz del ACNUR, Rod Redmond.

Los refugiados wayú explicaron que un grupo mayor de su etnia que también huyó de los ataques se encuentra aún en el desierto de La Guajira.

El Acnur alertó que estos ataques se insertan en un contexto de creciente violencia en La Guajira, dado que se han documentado asesinatos selectivos, amenazas de muerte, intimidaciones y extorsiones, así como la reorganización de grupos armados ilegales.

Según la agencia, la violencia la sufren especialmente los wayú, así como otros grupos indígenas como los arhuaco, los kogui, y los wivam, que juntos representan el 45 por ciento de la población del departamento.

Los wayú son una de las comunidades indígenas más numerosas de la región, hay 150.000 en Colombia y 160.000 en Venezuela.

El departamento de La Guajira es una región estratégica que da acceso al mar Caribe, es por ello que es el lugar elegido por diversos grupos armados que quieren controlar el comercio ilegal de estupefacientes.

Según datos oficiales, más de 50.000 personas han sido desplazadas involuntariamente a causa de la violencia imperante en el departamento.

En Colombia hay un millón de indígenas, divididos en 80 grupos distintos.

Veintisiete de ellos están formados por menos de 500 personas y corren el riesgo de extinguirse, a menudo como resultado de la violencia y de los desplazamientos forzados.

Ginebra
Con EFE
Tomado de: http://www.eltiempo.com/colombia/politica/acnur-pide-a-colombia-que-proteja-a-los-indigenas-que-son-victimas-de-ataques_4777096-1

domingo, 18 de enero de 2009

Protestan por ataques contra la Franja de Gaza

El Informador
mensajes@el-informador.com

Colombianos y palestinos residentes en el municipio de Maicao realizaron el pasado viernes una marcha por la paz y la solidaridad que recorrió varias calles y carreras en donde sus participantes protestaron contra los ataques indiscriminados de palestinos inocentes especialmente población infantil, mujeres y ancianos.

Los manifestantes tomaron como punto de partida la calle 11 con carrera 6 sector céntrico de la ciudad hasta donde un gran grupo de personas pertenecientes a la colonia árabe residente en esta municipalidad se hizo presente portando símbolos de sus países, pañuelos blancos, la bandera de Colombia y entre otros atuendos el muy conocido "Kafiyi" que no es mas que una pañoleta que los Árabes utilizan para asistir a ceremonias especiales.

En esta marcha se escucharon consignas contra los ataques que se vienen realizando y que afectan muchas familias que no tienen nada que ver con los conflictos entre estas dos naciones.

El grupo de manifestantes llegaron hasta la plaza Simón Bolívar en donde una mujer árabe pedía la paz para los habitantes de la franja de Gaza, y varios niños que se encontraban sobre una tarima respondían en coro que querían la paz del mundo.

El profesor Pedro Delgado Moscarela realizó un corto discurso además impartió la orden para regresar a sus lugares de origen, orden que fue cumplida a cabalidad y en completo orden escoltados por la policía llegaron de nuevo al Barrio Árabe.

Por su parte el comerciante Ali Ibrahim en diálogo con EL INFORMADOR señaló que ya el mundo conoce de la masacre que se viene realizando contra los hermanos palestinos en la franja de Gaza y por tan eleve hecho se han reunido colombianos y Árabes para la realización de esta marcha de carácter pacifico a favor de una paz justa y merecedora en el mundo entero.

Indicó que desde el año 1967 se viene bombardeando a un pueblo indefenso porque ya es el tiempo de decir basta, no mas guerra para demostrar que en la Guajira si decimos no a la Guerra y si a la paz.

Ibrahim, dijo que en la ciudad de Maicao viven mas de 2 mil 500 árabes que en su gran mayoría se congregan en la Mezquita Omar, son de diferentes etnias pero que aquí en Maicao impera el miedo para participar en estas manifestaciones, pero que estaban muy complacidos con la invitación y apoyaban esta iniciativa.

De otra parte el Humanista Juan Carlos Parodi dijo que su presencia en la marcha por la paz obedecía a dar un rechazo rotundo al crimen que se viene cometiendo por parte del ejército de Israel contra el pueblo Palestino específicamente contra mujeres, ancianos, niñas y niños.

"Pensábamos que el problema solo era con el pueblo palestino y con los bombardeos a la sede de la ONU la historia ha cambiado y por eso esperan que la opinión pública nacional e internacional se sume a este clamor y se detenga el fuego criminal que hoy tiene al pueblo Palestino en la Franja de Gaza arrinconado", explicó.

sábado, 17 de enero de 2009

Se fueron los árabes, y llegaron los paisas

Los paisas en Maicao y Riohacha comenzaron ‘maneando’ o vendiendo en las calles. Los que se quedaron en las chazas son un problema para la movilidad.

Por ALIX LÓPEZ
Enviada Especial
Fotos José Iguarán
Maicao, La Guajira

En la calle ‘Vietnam’ de Maicao quedan algunos vestigios de lo que fue la época de oro del comercio de este municipio fronterizo.

El comerciante libanés Omar Mohamed Dabaja la recorre de una esquina a otra, y repasa los nombres de los almacenes que a finales de los 90 eran invadidos por miles de compradores colombianos y venezolanos.

‘Comercial Bayan’, ‘Salma’, ‘Panamá’, ‘Russo’, ‘Silvania’... dice en su enredado lenguaje, entre árabe y español, mientras observa los locales sellados y abandonados.

“Aquí la competencia era dura, de ahí el nombre de Vietnam”, explica.
Frente a su almacén de ropa, uno de los cuatro que no cerró pese a la quiebra declarada del sector, cuatro jóvenes alistan dos mesas y ocho sillas plásticas que instalan sobre la vía para ofrecer almuerzos.

“Ya ni comida se logra vender, aquí todo se acabó, añade.

Mohamed camina lento, se pasa las manos sobre su encanecido cabello y regresa a su local, por el que hace siete años pagaba 1.500.000 pesos de arriendo, y que hoy escasamente llega a los 150.000 pesos.

Tres cuadras arriba de la calle ‘Vietnam’, en las calles 11 y 12 con carrera 12, el panorama es diferente: las vías están invadidas por chazas que ofrecen sábanas, sobrecamas, ropa y calzado, en su mayoría de fabricación nacional.

“A la orden pues mi señora, bien pueda”, invita uno de los vendedores con un marcado e inconfundible acento paisa.

Al fondo un viejo altoparlante deja escuchar un corrido que canta Giovanny Ayala, el artista de moda entre los amantes del melancólico ritmo.

Qué caro estoy pagando
el haber traicionado
el amor que me dabas
por una locura estúpido fui.
ella fue una aventura
tan solo un pasatiempo.
Con arrepentimiento sincero
hoy vengo a pedirte perdón
de rodillas te pido, te ruego
te digo que regreses conmigo...

El acento y la música que se escucha en este sector de Maicao, marcan la nueva tendencia del actual comercio de la ciudad:

El dominio paisa que desplazó a los tradicionales árabes y a unos cuantos guajiros que se atrevieron a competirles.

A medida que avanzan, los compradores encuentran en los alrededores del parque Simón Bolívar una miscelánea de ventas también controlada por los paisas.

Según Chady Saab, director de la Cámara de Comercio de Maicao, esta ‘ola’ antioqueña empezó a tomarse la ciudad hace unos siete años.

“Después de 2001, cuando el Gobierno prohibió las importaciones de textiles y confecciones por Portete, los árabes que manejaban el ciento por ciento de ambos sectores, empezaron a marcharse”, señala Saab.

El espacio que dejaron vacante libaneses, sirios y palestinos o los ‘turcos’, como se les conoce popularmente, fue ocupado por la avalancha de comerciantes venidos de tierras antioqueñas.

“Los paisas tienen un valor agregado, además de excelentes comerciantes son más atentos con el cliente. Los que estaban se durmieron sobre sus laureles porque no pensaron que el panorama les podía cambiar”, añade el dirigente gremial.

William Córdoba, inversionista antioqueño que hace cinco años llegó a Maicao, dice que la colonia paisa de comerciantes está compuesta por unas 200 personas.

“Es que aquí hay son individualistas para trabajar. En cambio el paisa es más solidario, porque sabe que en grupo le puede ir mejor”, sostiene Córdoba, uno de los directivos de la Asociación de Importadores, Productores y Comercializadores de Textiles --Asumatex-- gremio del que hacen parte otros 89 afiliados.

Para Córdoba, si bien la región es muy rica, las condiciones no son favorables para seguir invirtiendo.

Eso lo dice porque pueden pasar más de 16 horas sin luz y la factura de cobro es cada día más cara. De ahí que la planta eléctrica sea un artículo de primera necesidad, sobre todo en el centro donde se aglutina la actividad comercial.

Además, el pésimo servicio de agua que además de escasa es cara, al igual que la recolección de aseo.

“Es la desigualdad de la Costa frente al resto del país, como lo ha analizado el ex alcalde de Medellín Sergio Fajardo”, añade.

Coincide con Geassan Maná, presidente de la Asociación de Importadores, Productores y Comercializadores de Textiles e Insumos del Régimen Aduanero Especial de Maicao, Uribia y Manaure --Asumatex-- en que una de las salidas a la crisis es habilitar el puerto de Portete para la introducción de textiles y manufacturas.

“Siempre hemos tenido la oposición de los gremios nacionales que dicen que Maicao es el principal promotor de contrabando y por eso se desestabiliza la industria colombiana. Ya tenemos doce años que no nos permiten ingresar ni una camisa y la industria nacional sigue igual. No nos pueden tildar como un efecto de la problemática”, asegura Geassan.

A nivel general, la inversión paisa es bien vista por diferentes sectores, porque consideran que ese gran movimiento comercial los ayuda a mejorar el panorama.

“Donde Maicao mejore, recuperaríamos a los 3 millones de compradores del Estado de Zulia, porque si vivimos aquí, tenemos que organizarnos”, dice Córdoba.

Muy cerca del almacén donde se reúnen los tres comerciantes, la voz de Giovanny Ayala sigue retumbando.

¡De rodillas te pido...!, parece ser el clamor de Maicao en medio de la crisis.

Por un Maicao mejor


Los comerciantes paisas le dieron un vuelco a la presentación de la mercancía, con llamativas vitrinas.

Además de la habilitación de Portete, el comercio agrupado en Asumatex busca vender mercancía importada para el consumo de los habitantes de la Zona Especial Aduanera y excedentes para la reexportación hacia Venezuela.

En plena negociación con el Gobierno Nacional, el gremio calculaba en $200 mil millones anuales lo que generaría el 4 por ciento de la importación de mercancía incluyendo a todos los sectores, y en los siete años del Fondec, ha recaudado $16 mil millones.

Hoy, se permite el ingreso de mercancías como whisky, aparatos electrónicos, cacharrería, calzado, llantas (ambos con cupo limitado).

El propósito es que Maicao pueda acceder a ciertas posiciones arancelarias que hagan atractiva la inversión en el municipio, con lo cual empezaría a darle un vuelco, no solo a nivel económico sino de empleo y seguridad.

Ello, teniendo en cuenta los 4.500 empleos que se perdieron por el cierre del comercio.

Con el respaldo de la Gobernación de La Guajira, Asumatex se alista a firmar un convenio para administrar un centro de confecciones en Maicao como punto de partida para un proyecto de maquila, pero con los altibajos de la energía será imposible. El Sena capacitó a 300 operarias que están listas para trabajar.

Para Geassan, Saab y Córdoba, el reciente editorial de EL HERALDO titulado ‘No hay peor ciego’ ha sido el mejor análisis de lo que está ocurriendo en La Guajira.

“Es un documento que lo hemos llevado a Bogotá a las negociaciones de la Dian, porque resume lo que nos está pasando. El gobierno no puede seguir cerrándole las puertas a La Guajira”, añaden.

Para estos tres dirigentes gremiales, en la medida en que al municipio y al departamento se le concedan mejores oportunidades en materia de empleo, educación y salud, sin lugar a dudas el panorama será mejor.
En opinión de la ex alcaldesa de Maicao Dayssi Hernández de Fernández, el gobierno no puede abandonar a los guajiros.

“Ha dejado a Maicao al borde de una crisis total, el presidente Uribe tiene que recordar que aquí comienza Colombia. Por lo tanto, no nos pueden quitar de tajo el comercio, una actividad de la que hemos vivido en toda la historia”.

El nuevo mapa comercial


No solo son los grandes almacenes, también los tenderos son paisas… como este hincha del Atlético Nacional en Riohacha.

El 65 por ciento de las telas y ropa sigue manejado por árabes (antes era el ciento por ciento), el restante 35% está en manos de antioqueños que comercializan prendas nacionales. Los árabes importan a través de los puertos de Panamá y Barranquilla.

El 80 por ciento de la venta de licores y cigarrillos quedó en manos de paisas. El 20% está a cargo de guajiros (antes con el 100%) y de comerciantes de otras regiones.

El 50 por ciento de las provisiones también son de manejo paisa que comercializan enlatados, granos, aceite, refrescos, papel higiénico, artículos para el aseo, entre otros. La otra mitad la manejan guajiros y personas de otros departamentos.

Los electrodomésticos, el calzado y la cacharrería siguen manejados por árabes que las traen de Panamá y China, principalmente.

De cada 50 colmenas en Maicao, 45 son de paisas.

En cada barrio de Maicao y Riohacha hay una tienda de antioqueños.

Los paisas encabezan la cabalgata que anualmente se realiza durante las fiestas del Dividivi en La Guajira.

Tomado de: http://www.elheraldo.com.co/ELHERALDO/BancoConocimiento/R/reportsefueron/reportsefueron.asp?CodSeccion=7

martes, 13 de enero de 2009

La agenda secreta de 'Jorge 40'

Parapolítica
Lunes, 12 de Enero de 2009 21:28
Unos correos electrónicos a los que tuvo acceso Verdad Abierta y que estaban en unos computadores incautados al ex jefe paramilitar Jorge 40 y a otros cabecillas del Bloque Norte, muestran cómo los paramilitares planearon seguir interfiriendo en la política regional, inclusive después de iniciado el proceso de negociación con el gobierno Uribe.

Jorge 40 dio instrucciones a sus hombres cómo manejar en la sombra una agenda paralela a las negociaciones con el Gobierno para mantener el control paramilitar.

'Jorge 40' no confiaba en la desmovilización, así lo reflejan cuatro mensajes escritos a los comandantes de los frentes del Bloque Norte entre enero y febrero de 2006, semanas antes de entregar las armas y desmovilizar más de 4.500 hombres armados. En ellos, les pidió a sus hombres discreción ante las elecciones de marzo para no perjudicar a los candidatos amigos y provocar reacciones contrarias, que ya se sentían. Pero también estos correos develan que, por órdenes suyas, las autodefensas tenían una agenda paralela a la de Santafe de Ralito.

Dos meses antes de la desmovilización del Bloque Norte, Jorge 40 escribió cuatro correos electrónicos a los cabecillas de frente dándoles instrucciones de qué hacer y cómo proceder ante el proceso de paz que se avecinaba y la prudencia que debían tener ante las elecciones de marzo de 2006. En ellas, no sólo expresa sus temores y las reservas que tenía sobre la desmovilización y los peligros que correrían los territorios bajo control de su grupo paramilitar.

En los correos electrónicos, el jefe paramilitar diseña una estrategia en la que buscaba que los líderes sociales, políticos, económicos y las mismas poblaciones presionaran al Gobierno Nacional para que una vez desaparecidos los grupos armados de autodefensa, el Estado garantizara “la seguridad y la paz en las regiones.”

Los mensajes fueron enviados desde varias cuentas de correos utilizadas por 'Jorge 40'. Una de ellas era utilizada por el exjefe paramilitar para enviar correos a sus allegados, sus amigos más cercanos, familiares, y a los políticos. Una segunda cuenta era utilizada para dirigirse a los cabecillas de frente. Y un tercer correo, era usada por el encargado de la agenda y las comunicaciones del jefe paramilitar.

Entre los destinatarios de los correos identificados hasta ahora, se encuentran el extraditado exjefe del Frente Resistencia Tayrona Hernán Giraldo Serna; alias Felipe, inspector del Bloque Norte asesinado por “los mellizos” en Bogotá a finales de 2007; Edgar Ignacio Fierro Flórez, alias don Antonio, excomandante del Frente José Pablo Díaz, que delinquía en el Atlántico y algunos municipios del Magdalena como Sitio Nuevo y Remolino, actualmente preso en la cárcel Modelo de Barranquilla; alias 'Ramiro' jefe del frente Contrainsurgencia Wayuu, cuyo controlaba desde la frontera con Venezuela y hasta el sur de la Guajira. Ramiro fue asesinado por 'Los Mellizos'. Este frente, Contrainsurgencia Wayuu, no se desmovilizó por orden de Jorge 40.

También había correspondencia dirigida a otros dos ex jefes cercanos a Jorge 40, como alias 'Jerónimo', que según Don Antonio fue secretario privado de 'Jorge 40' y a quien le entregó los computadores que le fueron incautados en Santa Marta cuando lo capturaron cuatro días después de haberse desmovilizado. Las autoridades creen que podría ser el mismo Tomasmil, sherifrodriguez o Samuel Rodriguez. Las autoridades desconocen el paradero de alias 'Jerónimo', así como su identidad. Y un último cabecilla cuyo nombre era Jeferson Martínez y que fue asesinado en Copacabana, Antioquia, por orden del mismo Jorge 40, porque no estaba reportando ingresos.

El contenido de los mensajes
El primero de los cuatro mensajes(descargar) conocidos del 15 de enero de 2006 y fue enviado desde el buzón “Patria Chica”. En él, '40' pide a los jefes de cada frente que hablen con los alcaldes amigos, con líderes sociales, con los representantes de los gremios, con la gente del común, profesores y estudiantes para que llamen a la emisoras y opinen sobre el contenido de una carta dirigida a los habitantes de los departamentos de Atlántico, Cesar, La Guajira, Magdalena y Norte de Santander, donde el grupo paramilitar del Bloque Norte había ejercido control territorial.

En la carta afirma que en “el Proceso de Ralito nunca se consideró la opción de claudicar y que el proceso de desmovilización y reinserción fue la cuota para la consolidación de la paz nacional”.

En el mismo correo 'Jorge 40' dice que “en la génesis de las autodefensas no tuvo como fundamento la necesidad de proteger riquezas o latifundios adquiridos con excedentes financieros derivados del narcotráfico u otra actividad ilegal, mucho menos la de cuidar latifundios, cultivos, laboratorios o rutas de narcotráfico”. Afirmación difícil de creer aún en aquel momento, enero de 2006, pues la guerra con Giraldo entre diciembre de 2002 y enero de 2003, fue precisamente porque el exjefe del Resistencia Tayrona no quiso entregar las finanzas de su grupo que provenían principalmente del narcotráfico.

O como lo dijo Miguel Villarreal Archila, alias Salomón, ante la fiscal de Justicia y Paz, Deicy Jaramillo, que su función consistía en cobrar un impuesto de embarque de 50 dólares por cada kilo a cualquier grupo de narcotraficantes que embarcara drogas por las costas desde el corregimiento de La Boquilla en Cartagena, hasta Ciénaga, Magdalena, pasando por los municipios costeros del Atlántico, los únicos sobre los cuales Don Antonio no tenía jurisdicción. 

Los ingresos sobre esas actividades eran reportados por Salomón todos los meses al exjefe paramilitar en reuniones que se hacían en la Sierra Nevada de Santa Marta. Otros exparamilitares, con sus declaraciones ante Justicia y Paz, como alias 'Caballo', que delinquía en la zona de Pivijay, han dicho que el Bloque Norte no sólo estaba dedicado a proteger fincas de paramilitares y aliados, también estaban dedicados al robo de ganado y tierras de campesinos y parceleros, ganado que era sacado hasta Fundación y llevado a otras fincas de miembros de las organización en Magdalena, Bolívar y Cesar.

En esa primera carta, el ex jefe del Bloque Norte remata diciendo que “las autodefensas se fortalecieron para preservar un modo de vida pacífico y feliz y salvar unas costumbres campesinas ancestrales”. Afirmación que es desvirtuada por la realidad vivida por los pueblos de esos departamentos de Cesar, Magdalena, Guajira, Atlántico y Norte de Santander, que no volvieron a ser los mismos por la violencia sufrida tanto por el accionar guerrillero como paramilitar.

En un segundo correo(descargar), al día siguiente, el 16 de enero de 2006, se refiere al tema político y les da unas recomendaciones para las elecciones a Cámara y Senado en marzo de ese año. Dice que “el tema político se ha calentado mucho y de paso los está dejando mal parados”. 

Ante esa situación, recomienda “prudencia”. Si hacen reuniones, dice, debe ser con “la persona indicada”, “olvídense de reuniones grandes”. Más delante dice: “si queremos ayudar a los amigos … sumémosle gente con mucho cuidado y no podemos utilizar la fuerza como mecanismo de presión. Utilicemos las palabras para lograr que nuestros amigos en las regiones ayuden a nuestros amigos políticos”.

Si Salvatore Mancuso dijo que el 30 por ciento del Congreso elegido en 2006 era afecto a las autodefensas, sin haber ejercido presión armada, según se desprende de este mensaje de Jorge 40 a sus subalternos, ¿cuántos senadores y representantes habrían elegido en caso de haber utilizado un lenguaje armado? Quería, con estas recomendaciones, “volverse invisible y ayudar sin perjudicar”.

A pesar de recomendarles que actuaran con prudencia, la gran mayoría de políticos de Cesar y Magdalena fueron vinculados a la parapolítica precisamente por acuerdos políticos realizados con las autodefensas, unos condenados y otros están detenidos y procesados por haberse aliado con los grupos paramilitares.

En el tercer mensaje(descargar) les pide a los comandantes de frente que recojan firmas para enviar una carta que tiene como destinatario el presidente Alvaro Uribe, en la que le dicen que ante el proceso de desmovilización de las autodefensas las regiones quedarán sin seguridad y el estado debe garantizar la paz y tranquilidad en donde las autodefensas habían lo remplazado. En este mensaje el exjefe paramilitar les dice que la petición al presidente servirá para futuras pretensiones jurídicas en caso de que la guerrilla vuelva a tomar el control de territorios controlados por los paramilitares.

La última carta(descargar) a la cual tuvo acceso Verdad Abierta, es una recomendación antes de la desmovilización. Les dice que se va a comunicar con ellos “el doctor Otero”, un abogado que les llevará instrucciones y les dirá que deben decir en la versión libre el día de la desmovilización.

El abogado Otero es una persona de confianza de Rodrigo Tovar que lo representaba en varios procesos y negocios personales .

Estos mensajes de Rodrigo Tovar Pupo, alias Jorge 40, dirigido a sus hombres más cercanos, revela la desconfianza que sentía sobre el proceso de desmovilización, por eso fue el último de los comandantes en dejar las armas y entregar uno de los grupos paramilitares que más control haya ejercido sobre territorios y entidades públicas locales y regionales. El Bloque Norte dejó sobre estos cinco departamentos, más de cien municipios y cuatro millones de habitantes, una historia de terror difícil de olvidar.

 
Design by Free WordPress Themes | Bloggerized by Lasantha - Premium Blogger Themes | Justin Bieber, Gold Price in India