Tu eres el visitante No.

viernes, 16 de mayo de 2008

Puntos de vista de un jóven Wayúu

OTRA VEZ URIBE



Por:

MIGUEL IVÁN RAMÍREZ BOSCÁN



Esta semana ha sido el colmo. En un principio voy a dejar algo claro: no soy chavista, ni marxista, ni de las FARC-EP, ni de nada de esas cosas. Simplemente soy un Wayúu que intenta sobrevivir. Forzosamente me toca iniciar con esa aclaración porque se ha estigmatizado tanto la manera de ver las cosas que si no estas en un lado es porque apoyas al otro. Y sin “mariqueras”, porque los ignorantes de ahí también se agarran. Mi referencia es clara: ¿Vamos a seguir permitiéndole todo ese descaro a Uribe?



Si, no se le niega a nadie que Chávez a veces se pasa en ciertas cosas; ahora se le ha ocurrido reclamar una parte de La Guajira como territorio que históricamente le pertenecería a Venezuela; pero claro, esto fue una reacción del que llaman “sapo”, a lo que dijo el “súper presidente” que tenemos… Uribe. Porque al señor se la ha ocurrido la “brillante idea” de permitir presencia militar gringa en un territorio que antes que ser colombiano es Wayúu. En mis reflexiones es común plasmar la frase que esto si es un verdadero colmo de colmos, pero que se hace si es la manera más clara de hacer ver la verdadera realidad. Aquí en La Guajira, La Guajira indígena ancestral, no se ha visto calma desde hace mucho tiempo, hemos sido victimas de múltiples atrocidades y otras por venir. Además don “Pachito” Santos vino y unos alarmazos fuertes dejó.



Incontables victimas, muertos, desaparecidos, desplazados, torturados… Hemos vivido todo esto sin culpa alguna, sin razón alguna y, lo que es peor, sin derechos algunos, porque ahora resulta que lo que medio se estaba obteniendo por lo que el gobierno llama “reparación”, sospechosamente madrugó a despacharlos en unas flotillas gringas por el aire hasta los “yunai”, y por medio de semejante cortina de humo, a los que aquí quedamos nos “toca ir olvidando poco a poco”.



Todo queda congelado: las audiencias absurdas que se inventó la llamada “Ley de Justicia y Paz”, en las que Mancuso, “Jorge 40” y demás victimarios hacían lo que se les daba la gana y declaraban a su conveniencia… y las victimas quedaron peor en todo sentido. Encima de qué era sumamente difícil el traslado de víctimas y sobrevivientes hasta las ciudades donde estaban los protegidos niños de Uribe Vélez, imaginémonos que carajos va a pasar ahora si toca ir a hasta los “nuevayores” o hasta los “guashintons”; si para ir como simples turistas nos viven negando la puta visa… Ah, pero claro, aquí si se les va a montar casita en la alta Guajira.



Hay muchas cosas y poco a poco se van destapando, así como se iba destapando lo de “Uribito” y la compra, en la tienda de la esquina, de su bendita reelección; por algo seria también el paseíto de sus protegidos bebés.



Retomando a Francisco Santos, él estuvo hace poco en Maicao haciendo una entrega simbólica de equipos para el nuevo hospital del municipio, pero de paso también aprovechó para señalar y amenazar fuertemente con “procedimientos de ley” a los habitantes y reales dueños del Cabo de la Vela, es decir a los Wayúu, donde se pretende erradicar todo lo que hay en las orillas de las playas para dar paso a unos proyectitos gubernamentales, que consisten en construir complejos etnoturisticos que de étnicos no tienen nada, puesto que los Wayúu sólo serán la servidumbre, empezando porque las empresas contratadas no son nacionales, el empleo que profesan es ridículo y que la platica producida con nuestro territorio se va para los bolsillos de otros países.



En fin, serian mil cosas por nombrar, pero con esto algo espero sembrar en cada uno de los que lean este mensaje. A raíz de un escrito anterior recibí algunas respuestas y desde aquí digo: muchas gracias, y a los que me criticaron que porque escribo muy seco y tajante, les digo que es la única forma que en realidad muchos de los colombianos, y son la gran mayoría, logran comprender lo que pasa, la realidad, la verdad, y no aquella que decía Uribe en sus aparecidas en la televisión a medio día cuando se despertó a mandar de paseo a sus amigos…. De más no esta decirles, circulen estas reflexiones, no nos traguemos lo que los medios de comunicación como Caracol, RCN, El Tiempo y demás nos machacan diariamente… porque les recuerdo que ellos son financiados por el gobierno capitalista, y si no, miren quienes son los dueños de esos medios. Pásenla, pásenla, de algo sirve.





miguelibo@hotmail.com

Maicao (La Guajira), 15 de mayo de 2008

RUMORES QUE PREOCUPAN EN EL TERRITORIO WAYÚU

Por:

SÜTSÜIN JIYEYU WAYÚU – FUERZA DE MUJERES WAYÚU (SJW-FMW)


Con los rumores se da inicio a grandes realidades y verdades.

Desde el inicio del mes de mayo de 2008 se escuchan rumores frente a las instalaciones de una “Base Militar Norteamericana” en territorio Wayúu, en el departamento de La Guajira (Colombia). Un rumor que ha generado preocupación entre nosotros, respecto a lo que implica tener la presencia de una base militar de esta índole en nuestro territorio. La cual nos pone a los Wayúu en un foco de amenaza latente dentro del conflicto armado que se vive en Colombia y del cual ya hemos sido victimas.


Un rumor que podría ser cierto o falso, pero que no deja de generar incertidumbre sobre la posibilidad de contar con ello en nuestro territorio. No se trata de sólo una postura de gobiernos y como se le lea desde una óptica política o de lucha contra algo especifico. De lo que se trata es del hecho que con una decisión como esta, los Wayúu no nos veamos perjudicados, y que si fuese realidad este rumor, se debería consultar a nuestras autoridades, ponerlas en conocimiento o, lo más importante aún, respetar nuestros derechos como pueblo indígena.

Sabemos y no es desconocido para algunas autoridades y comunidades Wayúu sobre la situación que ha venido enfrentando Colombia en lo relacionado con el conflicto armado y la lucha para avanzar en un proceso de paz que beneficie a la sociedad colombiana; pero lo que no podemos entender y aceptar es que el pueblo Wayúu se vea afectado y violentado en su derecho con la excusa de avanzar en la lucha contra el “terrorismo” u otras luchas que el Gobierno colombiano quiera argumentar con la presencia de una base militar norteamericana.

El 14 de mayo de 2008 en los medios de comunicación, el Ministro de Defensa (Juan Manuel Santos) decía con respecto a este rumor que no era cierto, mientras que el presidente de la República Bolivariana de Venezuela (Hugo Chávez Frías) manifestaba verse amenazado con la presencia de esta base militar en La Guajira colombiana. Debate que se centraban en posturas de gobiernos y políticas concretas que cada quien exponía y argumentaba; pero a nosotros como Wayúu y los más afectados con una decisión como esta, hasta el momento no se nos ha preguntado qué pensamos y, por el contrario nos sentimos indignados en el que no se nos informe o consulte y que se nos excluya.

El proceso de paz en Colombia es de todas y de todos los que habitamos en este país, pero el alcance de ello es con todos, es decir, teniendo en cuenta las diferencias, opiniones, sentimientos, derechos, pero sobre todo que las decisiones tomadas para este proceso no excluyan las realidades que existen en el “territorio” colombiano y las cuales podemos aportar y construir un proceso interesante.


Uribia (La Guajira) a 15 de mayo de 2008

jueves, 15 de mayo de 2008

LA EXTRADICIÓN DE LOS JEFES PARAMILITARES O "EL BAILE DE LOS QUE SOBRAN"

En relación con la extradición a Usamérica de catorce (14) jefes de las anteriormente llamadas “Autodefensas Unidas de Colombia, (AUC)” realizadas el martes 13 de mayo de 2008 por el Gobierno Nacional y que se suma a la que semanas atrás había tenido lugar con otro jefe paramilitar, la Sütsüin Jiyeyu Wayúu – Fuerza de Mujeres Wayúu (SJW-FMW), expresión organizativa de víctimas y sobrevivientes Wayúu del paramilitarismo y de los crímenes de Estado, se permite poner en consideración de la opinión pública nacional e internacional lo siguiente:


1. Este hecho no hace otra cosa que poner de presente la falta de voluntad política que tiene el Gobierno Nacional para garantizarle plena y efectivamente a las víctimas y sobrevivientes del paramilitarismo sus derechos en primer lugar a la verdad y a la justicia, pero también a la reparación. En este sentido es claro que, por ejemplo, si estas víctimas y sobrevivientes no contaron en su momento con el más mínimo apoyo gubernamental para hacerse presentes en las “versiones libres” rendidas por los jefes paramilitares, mucho menos van a recibir asesoría y colaboración gubernamental para desplazarse hasta Usamérica e incluso su reconocimiento como parte de los procesos que se les seguirán a los jefes paramilitares no tendrá lugar.


2. Es una estratagema puesta en marcha por el Gobierno Nacional para procurar blindarse de las confesiones de los jefes paramilitares quienes, en todo caso a cuenta gotas y siempre como un arma de chantaje, no sólo han mencionado vínculos estrechos de altos funcionarios públicos con sus estructuras, sino, lo que es más delicado, han develado situaciones que permiten colegir que el paramilitarismo se creó y expandió como parte de una política de Estado. Desde esta perspectiva es legítimo pensar que con esta acción del Gobierno Nacional, realizada no sólo al amparo de la oscuridad y de la noche sino de espaldas al país, se quieren poner trabas a las investigaciones relacionadas con la “parapolítica” que actualmente están adelantando la Corte Suprema de Justicia y la Fiscalía General de la Nación y que, como es de conocimiento público, involucran directamente a funcionarios del círculo íntimo del Palacio de Nariño.


3. El argumento de que los jefes paramilitares continuaban delinquiendo desde sus centros de reclusión, pone al desnudo la profunda incapacidad que tiene el Gobierno Nacional y su institucionalidad, entre otra, su denominada política de “Seguridad Democrática”, para garantizar adecuadamente el control y el orden en algunas áreas del territorio nacional, en este caso en el reducido espacio de los establecimientos penitenciarios y carcelarios del país.


4. Con esta acción se termina por ratificar aún más el estruendoso fracaso de la denominada “Ley de Justicia y Paz”, la cual no sobra recordar fue hecha a la medida de los intereses del Gobierno Nacional y sin contar con las víctimas y sobrevivientes, en razón a que se vio frustrada en el cumplimiento de sus pretendidos objetivos de búsqueda de la verdad, de la justicia y de la reparación. En esa dirección, en la práctica, la mayoría del andamiaje institucional que se ha creado a su alrededor, en especial, la Comisión Nacional de Reparación y Reconciliación (CNRR), quedan en entredicho, máxime si se tiene en cuenta que el cuestionado Decreto 1392 de 2008, “De reparación administrativa” es la oferta casi exclusiva que el Gobierno Nacional tiene para las víctimas.


5. Es una expresión clara que la agenda nacional se encuentra subordinada y supeditada a los intereses imperiales del gobierno de Usamérica para quien, entre otras cosas, la supuesta lucha contra el narcotráfico en ese país se encuentra en un nivel superior y es prioritario sobre el esclarecimiento de los crímenes de lesa humanidad y de las graves violaciones a los derechos humanos cometidas en Colombia por las bandas paramilitares.


6. Es bastante probable que los jefes paramilitares ante la disyuntiva de ser desvinculados de los beneficios de la llamada “Ley de Justicia y Paz” para ser juzgados por la justicia ordinaria en Colombia o, en su defecto, ser extraditados a Usamérica, prefieran esta segunda opción ya que con la justicia usamericana perfectamente podrían negociar sustanciales rebajas de penas y obtener otros beneficios jurídicos a cambio de información sobre rutas utilizadas para el narcotráfico, delaciones de socios, señalamiento de testaferros y entregas de bienes producto del “lavado de dólares”, por lo que no sería de extrañar que estos jefes paramilitares por su “colaboración” con la justicia usamericana terminen no sólo purgando condenas similares a las que obtendrían en el marco de la “Ley de Justicia y Paz” sino viviendo tranquilamente en Usamérica y resguardados de la jurisdicción de la Corte Penal Internacional (CPI).


7. El que los jefes paramilitares, pese a su condición de reclusión, siguieran al frente de sus estructuras, viejas y remozadas, coordinando operaciones de las mismas que efectuaban las otrora conocidas como “Autodefensas Unidas de Colombia (AUC)”, son una prueba que no sólo pone al descubierto que la pretendida “desmovilización” fue un sofisma de distracción sino que el paramilitarismo está más vivo que nunca.


8. Finalmente, esta decisión del Gobierno Nacional de extraditar a Usamérica a quince (15) jefes paramilitares de las “Autodefensas Unidas de Colombia (AUC)” constituye una burla y una afrenta más a la memoria y dignidad de las víctimas y sobrevivientes del paramilitarismo quienes nos aprestamos a que nos canten, esta vez en inglés, “El baile de los que sobran”, ahora con un más fuerte sonido a impunidad.


Maiko (Wajiira), 13 de mayo de 2008.

SÜTSÜIN JIYEYU WAYÚU – FUERZA DE MUJERES WAYÚU (SJW-FMW)

 
Design by Free WordPress Themes | Bloggerized by Lasantha - Premium Blogger Themes | Justin Bieber, Gold Price in India