Tu eres el visitante No.

martes, 25 de septiembre de 2007

MITOS WAYÚU CON EFECTOS ESPECIALES

Panorama fue al detrás de cámara de “Kataa ou-outa”, de Patricia Ortega

Por:
RICARDO PINEDA TOLEDO

El largometraje zuliano es el primero en emplear la técnica Chroma key en 3D. Funciona a partir de un fondo verde que será reemplazado con imágenes computarizadas. Sustentarán una reflexión hacia la integración cultural indígena.

“En la película, el ‘nosotros’ es el Wayúu y los ‘otros’ son los alienados o resistentes a la cultura”, explica la cineasta.

Al actor Elvis Prieto lo acaban de maquillar para representar a Maleiwa —en el imaginario Wayúu, es el creador de todo el universo— en una escena donde debe correr para no ser tragado por una inmensa ola de mar.

Hay que utilizar mucho la imaginación, porque en escena sólo se encuentra el intérprete (de facciones indígenas), la arena de playa y una curiosa cortina verde en el fondo del estudio dos de TV LUZ, en Maracaibo.

Es un día de intensa labor para el equipo de producción de “Kataa ou-outa” (vivir-morir, en Wayúu), de la cineasta zuliana Patricia Ortega, quien tras recorrer algunos festivales internacionales con trabajos audiovisuales de corta duración, realiza su primer largometraje con efectos especiales incluidos.

La tela verde tamaño 6x6 —cortesía de la Villa del Cine— sirve para imponer imágenes digitalizadas, tal como lo hacen las películas hollywoodenses “La venganza del Sith”, “La ciudad del pecado” o “300”.

El resto de los equipos audiovisuales fueron alquilados por una productora privada.

“Estas secuencias con la técnica del Chroma key en 3D son riesgosas, porque no se habían abordado antes en una película venezolana, mucho menos en el Zulia”, compartió Ortega luego de gritar “¡Corten!” para repetir la misma toma.

“Pero lo asumimos así —continúa— porque no sólo queríamos retratar la integración intercultural de la etnia Wayúu desde un punto de vista antropológico y social; también desde lo onírico, para representar las deidades y recrear sus mitos y leyendas”.

Experimento

Las ganas de experimentar, de encontrar nuevos lenguajes y estilos es el propósito de que la obra no sea documentada en un género cuadriculado (muy común en este tipo de trabajo).

Para combinar lo real con las imágenes míticas, realizadas por computadora, el equipo emplea una cámara HD Real Panasonic 200 (de alta definición), cuyo material se almacena directamente al disco duro de una computadora, para ser trabajada en la fase de postproducción.

La cámara usa un adaptador y óptica de cine en 35 mm, que le brindará mayor profundidad de campo a la imagen cuando sea proyectada en pantalla grande.

“En la película, el ‘nosotros’ es el Wayúu y los ‘otros’ (la ciudadanía marabina) son los alienados o resistentes a la cultura”, explica la directora de este documental, enlazado con ficción.

La idea nació precisamente “porque pienso que es necesario hacer una reflexión sobre nuestra relación con los indígenas, si es que tenemos una”.

Plantea que Maracaibo, siendo una zona fronteriza y de mucha diversidad cultural, no vive la cotidianidad del Wayúu o guajiro, como se les dice.

“Siempre queda como el relegado: el que recoge las bolsas de supermercado, el que trabaja en el basurero, la que limpia la casa... Se les trata como extraños, tienen sus costumbres y leyes que nosotros desconocemos por completo”.

En equipo

“Kataa ou-outa” ha resultado muy ambicioso para el equipo detrás de cámara, entre quienes se encuentran: David Cabrera (director de efectos especiales); Sergio Curiel (edición y montaje); José Saavedra (sonido); Mexi De Donato y Régulo Rincón (script); Mauricio Siso (fotografía); Siria Briceño, Emiliano Faría y Egla Ortega (productores) y Aquiles Báez (música).

Integran el reparto María Semprún (anciana sabia), Elio Machado (cazador), María Carolina Machado (Pulowi y Wolunka), Homero Montes (Wanulu) y Lucía Rojas (Palá).

Por tratarse de exteriores donde no había electricidad —como la Guajira colombo-venezolana—, el resto de las secuencias se filmaron con cámaras Mini DVD, 24 progresive. También se incluyen secuencias en Las Pulgas y otros sectores de la capital zuliana.

“Como es la primera vez que hago un largometraje, hay que tomárselo con más calma. No es como los cortometrajes, que en una semana de rodaje crees que se te va la vida”, compara Ortega, a quien se le nota mayor determinación y madurez.

No es para menos. Debe asumir los obstáculos en una técnica que apenas se está explorando en la cinematografía regional. Aparte de resolver contratiempos, también ha de administrar las horas de trabajo o si no “te pierdes en el proceso”.
Calcula que le tomará un año rodar toda la película, el mismo tiempo que invirtió elaborando el guión. En total serán como dos o tres años entregados a este proyecto inédito.

Tomado de: http://www.panodi.com/panodi/357416.html

0 comentarios:

 
Design by Free WordPress Themes | Bloggerized by Lasantha - Premium Blogger Themes | Justin Bieber, Gold Price in India