Tu eres el visitante No.

lunes, 16 de julio de 2007

Colombia: Mujeres indígenas bajo amenazas de muerte

Reportajes especiales

Por Fabiola Calvo

Bogotá, julio (Especial de SEMlac).- La dirigente indígena Karmen Ramírez Boscán, llamada tradicionalmente Wayunkerra. Wayúu, del clan Epinayu, se encuentra amenazada de muerte por los paramilitares, por su permanente lucha encaminada a visibilizar las condiciones en que viven las poblaciones autóctonas en Colombia.

Ha recibido mensajes con amenazas claras, con la intención de aterrorizarla, especialmente a su regreso de Nueva York, donde asistió al Foro Permanente para las Cuestiones Indígenas para, junto a un grupo de indígenas, exponer lo que está sucediendo con los pueblos nativos de este país, pese a que el gobierno asegura que no hay problemas con las comunidades.


Actualmente, junto a otras mujeres Wayúu, está trabajando por la consolidación de Fuerza de Mujeres Wayúu. En 2006, estudió en Ginebra (Suiza) como beneficiaria del Programa de Becas para Pueblos Indígenas de la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos.


Tras el asesinato de su tío, el reconocido líder Wayúu Wilmer Boscán Ureche, el 12 de mayo de 2004, Karmen asumió, con mayor fuerza, el desafío de hacer visible nacional e internacionalmente las trágicas consecuencias que paramilitares y otros actores armados ocasionan, desde fines de la década del noventa, en comunidades del pueblo Wayúu, especialmente de la Media Guajira, en el extremo noreste de Colombia y a 1.098 kilómetros de Bogotá, capital del país.


Karmén declaró haber conocido, a su regreso de Estados Unidos, que cabecillas paramilitares estaban muy al tanto de ese viaje, de sus propósitos y que planeaban realizar "una operación de limpieza" a líderes Wayúu. "Dentro de la lista estamos varios miembros de la familia Boscán", reafirmó.


En un reciente comunicado, los Wayúu manifestaron que "pese a la retórica de la propaganda gubernamental, que señala que los paramilitares y autodefensas son cosa del pasado, lo cierto es que en La Guajira, y particularmente en territorio Wayúu, persisten estructuras paramilitares que continúan ejerciendo control sobre los circuitos más importantes de la economía regional, tanto legal como ilegal. En la zona, los paramilitares sólo han cambiado de nombre.


"Las ‘Águilas Negras', como se autodenominan, o las ‘Bandas Criminales Emergentes', como las nombra el Gobierno Nacional, se diferencian muy poco de la estructura paramilitar que antes se conocía como ‘Frente Contrainsurgencia Wayúu'", puntualiza el documento.


Además de Karmen, se encuentran amenazadas las liderezas Mydoll Arredondo y Leonor Avilorio, de Fuerza de Mujeres Wayúu.


La población indígena en Colombia corresponde al dos por ciento de los 42 millones de habitantes. Los Wayúu son el pueblo indígena más numeroso del país, con cerca de 260.000 habitantes.


La diversidad cultural de los 80 grupos étnicos se refleja en la existencia de más de 64 idiomas y unas 300 formas dialectales. El número de indígenas asciende a 701.860 personas, con presencia en los 32 departamentos del país.


La Constitución de 1991, elaborada por la Asamblea Nacional Constituyente, reconoce y protege la diversidad étnica y cultural de la nación colombiana.


Hombres y mujeres de las diferentes etnias entraron por la puerta de la participación política mediante el voto popular. Hoy, tienen presencia en el Congreso de la República, asambleas departamentales, alcaldías y concejos municipales. Y, pese a los logros políticos, muchos de los derechos consagrados no se respetan.


Ellas quieren visibilizar la tragedia por la que han atravesado diversas comunidades de su pueblo, pues la magnitud de los desplazamientos de sus comunidades no aparece reflejada en las estadísticas oficiales disponibles, asegura Leonor.


Mujeres y hombres wayúu trabajan para la recuperación de la memoria histórica, a fin de recobrar la dignidad de sus muertos y desaparecidos, a través de la recopilación y sistematización de sus nombres, rostros y trayectorias vitales.


La amenaza de muerte continúa sobre ese legendario pueblo guerrero que, un día, se dio cuenta de que la lucha no era entre sus clanes, sino que venía de fuera. Las mujeres debieron asumir la voz, pero este derecho, traducido en hechos de representatividad y denuncia ante diferentes organismos nacionales e internacionales, .lo que no perdonan los grupos paramilitares.


Por otra parte, la Ruta Pacífica de las Mujeres por la resolución Negociada del Conflicto Armado en Colombia y diferentes organizaciones sociales del país continúan su pronunciamiento por una salida negociada del conflicto armado, mientras el gobierno mantiene su política militarista.


La dirigente Sandra Morris, del resguardo Nouna en Maicao, dice que desde 1998 hasta la fecha son más de 200 los crímenes cometidos contra los y las Wayúu, además de las desapariciones y desplazamiento.


Considera que sus seres queridos merecen ser recordados para que sus almas descansen en paz y puedan emprender el viaje a Jepirra, el lugar de sus muertos.


Jepirra es un territorio sagrado que se encuentra en el majestuoso Cabo de la Vela, zona por donde ingresaron los conquistadores españoles. Allí también se ubica Ainpule, una cueva con una entrada por donde -según las creencias ancestrales- llegan las almas y una salida para seguir al mar.

0 comentarios:

 
Design by Free WordPress Themes | Bloggerized by Lasantha - Premium Blogger Themes | Justin Bieber, Gold Price in India